Las ostras y su degustación unido al ecoturismo que rodea a los esteros de Puerto Real, prevén dar un paso más en breves fechas gracias a la iniciativa de Estero Natural.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El Ayuntamiento de Puerto Real llevará a pleno la próxima semana un proyecto enfocado al sector turístico y hostelero dentro del espacio de las Salinas de Belén de Levante y Poniente. El mismo lo gestiona la empresa Estero Natural, y esperan contar de manera definitiva con el apoyo de los Fondos GDR Campiña de Jerez pertenecientes a los FEDER de la Unión Europea. La inversión en el mismo será superior a los 100.000€, y permitirá la rehabilitación de la casa salinera de la salina bajo un proyecto llamado “Turismo de Esteros: Motor para la Diversificación Empresarial en Puerto Real, Cádiz”. 

“Tenemos una superficie de 200 hectáreas de esteros, donde nos dedicamos a la producción de ostras francesas y ostras de Cádiz”, nos comentaba Macarena Algarín, una de las socias de Estero Natural, empresa que se dedica al cultivo de ostras desde 2018. Las instalaciones de las Salinas de Belén, especialmente su casa salinera, se encuentran actualmente “en condiciones un poquito precarias, ya que están bastante abandonadas”, señalaba Algarín. Y es que el objetivo es la “rehabilitación de una edificación para dar un servicio de calidad a los turistas. Aún no podemos dar comidas, pero queremos tenerlo todo en regla para poder hacerlo. Estamos tratando de conseguir todos los permisos”, comentaba.

Salina de Belén de Levante y Poniente

Salina de Belén de Levante y Poniente. Fotos: Estero Natural

Entre las actividades que tienen en mente incluyen catas de productos de esteros, degustaciones, cursos, talleres, charlas “y poner en valor todos los recursos que nos da el estero”. De momento, tendrán que seguir esperando para obtener todos los permisos. “El proyecto de actuación lo hemos solicitado para darle el uso turístico. Tras ello pediremos los permisos para obras, etc.”, insistía la socia de Estero Natural.

Fomentar estos proyectos
El Pleno del mes de Mayo del Ayuntamiento de Puerto Real servirá para que el proyecto de Estero Natural obtenga la aprobación del uso turístico para las instalaciones de la finca salinera. Una actuación que ha “tenido todos los informes positivos”, en palabras del Concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Carlos Salguero. “En la situación que estamos, queremos fomentar este tipo de proyectos turísticos desde el Equipo de Gobierno”, señaló el Edil a Puerto Real Hoy.

Las ostras, manjar exquisito

Las ostras de Cádiz, conocidas también como ostiones, es uno de los manjares que crecen en la Salina de Belén de la mano de Estero Natural. Y es que el cultivo de las mismas se remonta a hace ya cuarenta años. “En los años 80 se hicieron una serie de pruebas y luego entró en declive. Hasta ahora no se ha hecho nada. Actualmente, solo dos empresas en la Bahía de Cádiz se encuentran produciendo, una en San Fernando y otra aquí. La ostra tiene muchos problemas porque es muy difícil de cultivar”, explica Macarena Algarín.

Dos son los tipos de ostras que se cultivan en Estero Natural, la primera la ostra francesa, “que seleccionamos la semilla de Francia y se engorda aquí. Y la ostra autóctona seleccionan las semillas de bancos cercanos para su cultivo”, prosigue. Y es que, Algarín también tiene claro que al producto local hay que darle un empuje, y más cuando se le conoce con el sobrenombre de ostión. “Estamos intentando que se conozca como Ostra de Cádiz para que se conozca en toda España”, insiste.

Cultivo de la ostra en Cádiz

Cultivo de la ostra en los Esteros de Salina de Belén. Foto: Estero Natural.

Para ello, en la Salina de Belén usan un “sistema de cultivo innovador que nos ha proporcionado un centro tecnológico de Portugal, ya que son cultivos flotantes para que el manejo sea más fácil. Con unos sacos que funcionan bastante bien”, continua.

Diferencias de sabor

Pero, ¿cuál es la diferencia entre la ostra francesa y la que se cultiva en la Bahía de Cádiz?. La propia Algarín comenta que “la diferencia entre ambas es que la francesa es más fina en forma y sabor, tiene un toque más sutil. El ostión es muy rústico por fuera y su sabor mucho más intenso”.

Reinventándose

La crisis sanitaria también ha afectado al cultivo de ostras, que principalmente se dedicaba a distribuidores locales, restaurantes, etc. Ahora, las cosas para Estero Natural han cambiado, obligando a reinventarse por el camino. “Llevamos desde el 2018 cultivando ostras y ahora mismo nos estamos reinventando”, relata Algarín, que tiene claro que “vamos a tirar para la venta online”.

Por supuesto, además de las distintas actividades que prevén programar una vez rehabiliten la casa salinera de la Salina de Belén, también incluirán una actividad que tiene gran repercusión hoy en día como son los despesques, algo que quieren potenciar también como oferta de ocio turístico y gastronómico abierto al turismo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD