La UCA analizará la probable repetición de un tsunami en las costas andaluzas


UCA, CEI.Mar e IERD coorganizan la próxima semana ‘El riesgo de maremotos en la Península Ibérica a la luz de la catástrofe de 1755’, que se celebrará en la efemérides de los 260 años del ocurrido en Cádiz. Un encuentro abierto a la ciudadanía, que incluirá una ruta guiada por lugares de impacto del maremoto.

La Universidad de Cádiz, el Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEI.Mar) y el Instituto Español para la Reducción de los Desastres (IERD) organizarán la próxima semana unas jornadas universitarias para analizar desde unas perspectivas histórica, científica y operativa la probable repetición de un tsunami en las costas de Cádiz y Huelva, tomando como referencia el acaecido en 1755. Más de 200 personas se han inscrito ya al encuentro que tendrá lugar los días 29 y 30 de octubre en la Facultad de Filosofía y Letras del Campus de Cádiz.

El director general de Investigación de la Universidad de Cádiz y coordinador técnico del CEI.Mar, Javier Benavente, junto al presidente y vicepresidente del IERD, José Antonio Aparicio Florido y José Manuel Calvo Hurtado (coordinador de Protección Civil del Ayuntamiento de Cádiz), respectivamente, ha presentado hoy en el Rectorado las Jornadas técnicas El riesgo de maremotos en la Península Ibérica a la luz de la catástrofe del 1 de noviembre de 1755.

Por un lado, como ha explicado Javier Benavente, se trata de una convocatoria científico-técnica, pero que está abierta a la ciudadanía para explicar lo que ocurrió en el maremoto de Cádiz en 1755, su magnitud, características y los daños y pérdidas que produjo en la zona. Por otro, a través de especialistas multidisciplinares ofrecerán información de “cómo se genera y se propaga” una catástrofe natural de esta envergadura, así como se estudia y trata de prevenir a través de proyectos europeos desde los sistemas de alerta temprana y por último, cómo disminuir sus efectos sobre las infraestructuras y la población de las ciudades afectadas.

José Antonio Aparicio ha subrayado que estas jornadas “realmente son un reto”, ya que “el riesgo de maremoto en las costas de la Península, de Huelva y Cádiz es importante, sin embargo no ha estado suficientemente investigado”. A pesar de que la UNESCO – ha argumentado – desde 2005 ha demostrado una “especial preocupación” por los sistemas de alerta temprana, y los posteriores proyectos internacionales que se han impulsado en este campo, España y Portugal carecen todavía de “un mareógrafo y unas boyas especiales para detectarlo”. El presidente del IEDR ha anunciado que pretenden convertir Cádiz en “un laboratorio científico” estos días, donde contar las novedades y últimos estudios en tsunamis, así como para contar a la sociedad “todo lo que se tiene que saber sobre maremotos”.

En tercer lugar, José Manuel Calvo ha advertido de que las personas “suelen tener cierta aversión al riesgo, por lo que nos lamentamos cuando ya ha ocurrido”. Ha abogado por estar preparados para afrontar este tipo de emergencias, en las ciudades “hay puntos críticos” como es el caso de la electricidad y el agua que siempre son dañados “aunque el maremoto sea pequeño”. Asimismo, avisar a la población también es un reclamo indispensable para este experto y más en la actualidad al tener “tecnología suficiente para llegar a todos”.

Ponerse a salvo en edificios altos

La ciudadanía tiene que saber qué hacer “o mejor dicho, qué no hacer”. En este sentido, el coordinador de Protección Civil del Ayuntamiento de Cádiz ha advertido de que ante un maremoto no se debe salir corriendo para salir de la ciudad, al ser imposible evacuarla, sino subir a un edificio de hormigón armado que tenga una altura superior a cuatro pisos.

El chivato de un tsunami, como han comentado los organizadores, suele ser un terremoto que “todos lo van a sentir, no habrá nadie que no se dé cuenta”, después hay un periodo de oleaje de unos 25 minutos aproximadamente preparatorio que puede venir con una retirada del mar o una subida muy rápida del nivel de agua. Hace 260 años, según los testimonios documentales “en aquel entonces no existían sismógrafos”, los gaditanos estaban muchos en misa en el Día de todos los Santos y “salieron corriendo, incluso en cueros por las calles” al caerse los techos de los edificios, “en Santo Domingo fue la Cruz”, y las casas con aljibes empezaron a borbotear y espumar agua.

Las jornadas incluyen como actividad práctica, el viernes 30 y a las 17 horas, una ruta guiada por los lugares de impacto del maremoto de 1755 en Cádiz. Una visita que comenzará en el Castillo de San Sebastián y que recorrerá la Caleta hasta llegar al Castillo de Santa Catalina.

FUENTE: UCA

Previous PA: "Sí Se Puede y EQUO cumplen cuatro meses de mentiras e inactividad"
Next Ahora en Común realizó su primera asamblea en Puerto Real

2 Comments

  1. 25 de octubre de 2015
    Responder

    Me encantaría asistir, pero ni puedo, ni sé si podría apuntarme. Sería estupendo que permitieran a algún medio público grabar y retransmitir las jornadas completas, ya que son de interés general para todos.

  2. 24 de octubre de 2015
    Responder

    hola puerto real hoy se sabe si el tsunami llegara a puerto real o solo en cadiz

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.