Editorial de esta semana en Puerto Real Hoy.

La vida política de Puerto Real parece que se reactiva. Después de varias semanas de incertidumbre, llena de rumores, discusiones por redes sociales y pataletas tal patio de infancia, llega el primer Pleno de la legislatura. El anhelado Pleno de Organización.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Al Equipo de Gobierno de Antonio Romero le toca lidiar con la realidad. Con una oposición encarnizada que no dudará en hacer carne picada de cualquier mínimo problema que salga a la luz. Solo hay que ver las notas de prensa y declaraciones en prensa que se han cruzado en estos días.

La inexperiencia es su debilidad, algo que saben, y mucho, en el seno del Partido Andalucista, que ha sido el único que no ha esperado los cien días de gobierno para comenzar a hacer crítica. Es una regla no escrita, aunque mucho nos da que, tras los cien días, la maquinaria del anterior Equipo de Gobierno intentará golpear igual de fuerte que lo hicieron los anteriores miembros de la oposición.

Desde luego, nos vamos a divertir, y mucho. Ahora más que nunca, los políticos de Puerto Real van a tener que mirar por lo que queremos todos, por el pueblo. Esperamos que no estén cuatro años cruzando declaraciones de lo que hicieron o dejaron de hacer los anteriores.

Política de Vestuario

Lejos de la política está el sector deportivo de Puerto Real. El deporte parece que no es algo que interese mucho a la población. Lejos han quedado los torneos –muy costosos para nuestro Consistorio- de baloncesto, el tenis de mesa o el voleibol. Ahora solo tenemos malos gestores.

Directivas que se creen dueños de clubes con masa social, sin convocar elecciones en siete años y con una gran deuda a sus espaldas que amenaza con hacer desaparecer la entidad, o clubes en procesos judiciales que parece que nunca van a tener fin.

El deporte siempre ha sido el desahogo de los puertorrealeños, al igual que sus eventos culturales. Va siendo hora de recuperar tardes, noches y mañanas de gloria para nuestros deportistas locales y para sus aficiones. Eso, obviamente, necesita de una parte de entrega por parte de la afición, pero también que los zánganos y botarates al frente de entidades o en sus directivas desaparezcan y dejen de hacer daño a los clubes que forman chicos y chicas en valores.

Poco edUCAdos

Esta semana se reunieron Irene García, Presidenta de la Diputación de Cádiz, y Eduardo González Mazo, Rector de la Universidad de Cádiz. Entre los temas que hablaron, se encontraba el mediar para intentar devolver a la institución educativa el edificio de Varcálcel, en la capital gaditana.

Muchos medios gaditanos aseguran que González Mazo tiene en mente llevarse la Facultad de Educación a Cádiz capital, con 2.500 estudiantes dejando de acudir al Campus de Puerto Real, donde actualmente se encuentra.

El propio Rector quiere reunirse con los alcaldes de Cádiz y Puerto Real, ambos de plataformas apadrinadas por Podemos. Antonio Romero deberá mantenerse firme y, más que nunca, ser valiente. Educación no debería moverse de Puerto Real.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD