El Carnaval 2018 pasará a la historia por ser el año donde el coro de Puerto Real volvió a organizarse para cantar sus tangos más señeros. Sin lugar a dudas, y para el Grupo Municipal Andalucista, “la recuperación del tango ribereño ha sido lo mejor de un carnaval que ha vuelto a demostrar las carencias que tiene el equipo de Gobierno de Podemos y EQUO a la hora de organizar y gestionar los actos y fiestas de la ciudad”.

“El principal síntoma de la mala gestión del Ayuntamiento se ha podido vivir en el concurso de agrupaciones donde el Teatro Principal ha registrado una presencia de público bochornosa, más si cabe cuando se compara el ambiente que ha existido este año con el de años pasados cuando el concurso tenía otro formato y se agotaban las entradas y se llenaba durante todas las sesiones”, señalan los Andalucistas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Los Andalucistas consideran que “la entrega de la Serpentina de Plata se hizo de manera inadecuada el primer día del concurso, con apenas 20 personas presentes”. “No se puede entregar un galardón de estas características, que premia 25 años de trabajo en pro del carnaval con un teatro vacío. Hacerlo así es una falta de sensibilidad y de respeto”, asegura Manuel Izco, portavoz del grupo municipal andalucista y anterior responsable de la Delegación de Fiestas.

En su repaso a los actos del carnaval, los Andalucistas también inciden en que “los enormes huecos que se notaron en la muestra de agrupaciones, que apenas contó con grupos y que nuevamente salvó el coro por el cariño que aglutinó entorno a su vuelta por todos los aficionados al carnaval local”.

“La delegación de Fiestas exige al concejal que asuma su responsabilidad estar todo el año trabajando y adelantarse a los acontecimientos y lo que pudimos ver en la cabalgata fue todo lo contrario. Desde el punto de vista del Grupo Andalucista los elementos de animación no estuvieron bien seleccionados y su tamaño hacía que en alguna esquina se detuviera, ralentizando en exceso el tránsito de la cabalgata y abriendo huecos. Además, el Ayuntamiento debería haber permitido al coro ir en batea, al igual que a las piñoneras gestionarles una carroza o algún lugar indicado para ellas, estos dos detalles demuestran nuevamente el desprecio que siguen ofreciéndoles a las tradiciones a nuestro pueblo”, continúa Izco.

Los comerciantes de Puerto Real también han tenido problemas con los horarios de actividad y cierre de sus negocios. El Ayuntamiento debería haber mantenido un encuentro previo con los comerciantes para evaluar el impacto que sus decisiones iban a tener en el bolsillo de los empresarios locales y valorar con ellos el programa de carnaval y las mejoras que fueran susceptibles de incluir en el mismo, pero este equipo de Gobierno no habla con nadie, no utiliza la sensatez y solo impone su criterio aunque vaya en contra de la mayoría de ciudadanos”, prosigue.

Los concejales Andalucistas sí quieren destacar “el compromiso de los ciudadanos que año tras año se disfrazan y disfrutan del carnaval creando ambiente por nuestras calles, el trabajo de las agrupaciones locales y los grupos que participan en las actividades programadas como la cabalgata y el esfuerzo de los comerciantes locales por contribuir al engrandecimiento del carnaval”.

“El Ayuntamiento debería mirarse en el espejo de los ciudadanos que levantan el carnaval año tras año y no poner trabas a una de nuestras fiestas más genuina”, finalizan.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD