El colectivo de trabajadores afectados por el cierre de Delphi, en torno a unas 500 personas, vuelve este viernes a movilizarse en la calle, a las 11,00 horas en la plaza España de la capital gaditana, para pedir «una solución ya» a sus problemas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

“No vamos a permitir que jueguen más con nosotros”, señalaba con bastante indignación, Francisco Serna, portavoz de los ex trabajadores de Delphi. “Lo que pedimos ahora mismo es que nos dejen tranquilos. Esto necesita una solución política, y para que haya una solución política debe haber una verdadera voluntad política. Ellos nos han metido, ellos nos tienen que sacar”, insistía.

“A partir de ahora los ex Delphi comenzarán las movilizaciones”, declaró.

Por su parte, el Secretario General de UGT-FICA en Cádiz, Antonio Montoro, también quiso unirse a esta convocatoria de los ex trabajadores de Delphi. Montoro pidió durante el pasado fin de semana al Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que “los afectados no pueden ser víctimas de
decisiones políticas, actualmente muchos de ellos se encuentran en una situación critica, por tanto UGT solicita su ayuda”, señaló en la misiva.

En comparecencia ante los medios de comunicación, Montoro añadió al respecto que “no es una cosa que nos estemos inventando. Es algo que ya ha ocurrido en Cádiz con otros colectivos”. “Como decía el compañero -por Serna-, lo que queremos es que nos dejen tranquilos. Estoy convencido de que si nos dejan tranquilos, entre todos, incluso con los políticos, podremos buscar algo, porque hay gente que lo está pasando muy mal”, recordó.

También estuvo en la manifestación el representante del sindicato USO, Miguel Paramio, que mostró la pancarta que llevaban las más de 500 personas concentradas en Cádiz, «¡Solución política ya!. Víctimas de los ERE. Delphi solución».

Se trata de «un llamamiento a la clase política para que den una solución después de que se hayan anulado las cotizaciones a la Seguridad Social y las prestaciones recibidas estén en vía judicial para que sean devueltas por los trabajadores» señaló Paramio en declaraciones a Europa Press.

Cabe recordar en este sentido que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) obligó el pasado mes de mayo a la Junta de Andalucía a devolver a un grupo de varios extrabajadores de la planta de Delphi en Puerto Real (Cádiz), que se prejubilaron en el año 2010, entre 300 y 450 euros mensuales de sus pensiones de prejubilación.

La Junta de Andalucía se amparaba para restar esas cantidades de las pensiones de prejubilación acordadas, en el Decreto Ley 4/2012, en el que se establece la revisión anual de las ayudas a la prejubilación según la subida de las pensiones de la Seguridad Social y con el tope del dos por ciento cuando la póliza de adhesión de cada uno de los afectados estipulaba una subida del tres por ciento anual hasta la edad de jubilación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD