El alcalde de la ciudad, Antonio Romero, y representantes de todos los grupos políticos presentes en la Corporación (Sí Se Puede, PA, Equo, PSOE e IU) han mantenido una reunión con varios miembros del comité de empresa de Ingrasa -a petición inicial por parte del Grupo Municipal de Izquierda Unida-, empresa radicada en el polígono Trocadero de Puerto Real, y que ha anunciado recientemente un ERE extintivo, que supone el cierre de las instalaciones dejando en la calle a 34 trabajadores.

En este encuentro la representación de la plantilla de Ingrasa ha explicado el escaso margen de negociación que está mostrando el Grupo Joly, propietario de las instalaciones,  en las que se imprimen 50.000 ejemplares de Diario de Cádiz y otras cabeceras del grupo, que se realizarán ahora en una rotativa subcontratada en Sevilla. También denuncian las ridículas propuestas de indemnización que se están planteando para trabajadores que han desempeñado su puesto de trabajo, algunos durante más de 20 años.

Los miembros de la Corporación han sido unánimes en condenar el cierre de esta empresa, que se implantó en la localidad en 1990, dejando sin trabajo a tantas familias de la Bahía de Cádiz, “lugar en el que nació, prosperó y se expandió el Diario de Cádiz, que tantos réditos ha dado al Grupo”, asegura el alcalde.

Asimismo, el Ayuntamiento ha prestado todo su apoyo a la plantilla y a sus familiares, quienes “reciben este regalo del precisamente en el 150 aniversario de Diario de Cádiz, tras haber sido referencia y testigo durante siglo y medio de nuestra historia y además presumir de ello”. También han lamentado que “gracias a la actual legislación, las empresas puedan de un plumazo despedir a una plantilla entera a pesar de no presentar pérdidas”.

FUENTE: Ayto. de Puerto Real