Sobre las cinco y cuarto de la tarde, en una sala abarrotada del centro cívico, Teófila Martínez comenzó a informar a un numeroso grupo de vecinos de El Río San Pedro y Cádiz sobre las propuestas que la Autoridad Portuaria Bahía de Cádiz propone para paliar los efectos contaminantes de las descargas de graneles en El Bajo de la Cabezuela.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

En principio, los vecinos, muy afectados por esta situación, entienden la positiva voluntad de querer solucionar el problema con un paquete de medidas que, a más tardar, como se aseguró durante el encuentro, deben estar funcionando a pleno rendimiento en menos de siete meses.

En principio, y siempre según la información vertida por la presidenta de la Autoridad Portuaria, se va a proceder a la instalación de dos medidores a carga de la Junta de Andalucía, que servirán para “vigilar” la validez medioambiental de unas descargas contaminantes que muchos vecinos, amparados por opiniones médicas, achacan como culpables de afecciones pulmonares, alergias y problemas respiratorios de la población del Río San Pedro y parte de Cádiz.

A dichos medidores, seguirá un asfaltado para el trasiego de camiones y la instalación de unas pantallas con viseras que servirán para neutralizar el polvo en suspensión al tiempo que dos cañones de riego por aspersión se encargarán de vaporizar el ambiente de trabajo para hacer descender las partículas al suelo.

“No obstante a estas medidas, seguimos insistiendo en que la solución definitiva pasa porque dichas descargas se realicen bajo techo, que sería lo más efectivo, ya que algunas de estas soluciones se han puesto en marcha en otros puertos, como el de la ciudad de Alicante, sin la efectividad presumida”, aseguran desde la plataforma vecinal Río San Pedro mientras muchos de los vecinos asistentes, entre los que se incluían representantes de grupos ecologistas como Agaden o Ecologistas en Acción, insistían en la idea de que “el estado, a sabiendas de lo perjudicial de los trabajos de descargas, debería paralizar los trabajos hasta que se pudieran hacer con total seguridad tanto para los trabajadores portuarios como para la salubridad de los vecinos de Cádiz y del Río San Pedro”.

“Preguntas como ¿quién se hace responsable de la enfermedad respiratoria de muchos vecinos de Puerto Real y Cádiz? o ¿por qué si saben que es negativo para la salud no se paralizan las labores para hacerlas correctamente? o ¿Por qué no se han tenido en cuenta las opiniones de los residentes en el Río San Pedro a la hora de fijar las medidas? han quedado sin respuesta en unos ciudadanos que nos preguntamos si verdaderamente las administraciones públicas, que deberían trabajar para el pueblo, valoran más los negocios que la salud de los ciudadanos”, insisten desde la plataforma vecinal.

FUENTE: Plataforma Vecinal Río San Pedro

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD