La Asociación Pro Derechos Humanos de Puerto Real lanza un manifiesto con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos que se celebra este jueves. 

Este 10 de diciembre, hace 67 años que allá por 1948, la ONU –de la que nuestro país, España es miembro y forma parte de su Consejo de Seguridad- aprobó por aclamación de sus Estados Miembros, la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Esta Declaración Universal, la tiene nuestro país recogida en su ordenamiento jurídico como norma básica del Estado desde el 23 de octubre de 1979.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Desde entonces nuestro país viene incumpliendo reiteradamente muchos de sus artículos: derecho a la vivienda, derecho al trabajo…; acentuándose dichos incumplimientos en estos años de la llamada “crisis”.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía –que cumple 25 años en este 2015- viene desde entonces, denunciando las vulneraciones e incumplimientos de dicha Declaración; vulneración e incumplimientos que se producen entre la población en general y, con mayor énfasis, entre los sectores más desfavorecidos y desprotegidos de la misma en particular.

Este 10 de diciembre, la APDHA en Puerto Real no tiene nada que celebrar, y sí mucho que reivindicar y reclamar; ya que, 67 años después de su proclamación por la ONU, y 28 años de que nuestro país, España, lo asumiera como propio, la Declaración Universal de los Derechos Humanos es ¡PAPEL MOJADO!

La APDHA en Puerto Real quiere -con su modesta aportación- , recordar que la Declaración Universal de los Derechos Humanos no ha sido derogada ni por la ONU ni por nuestro país. Dicha Declaración tiene hoy tanto o más valor que cuando se promulgó en 1948. Y para recordarlo y seguir reclamándolos, vamos a celebrar las siguientes actividades:

  • El jueves 10 de diciembre en el IES Manuel de Falla se va a impartir un taller de sensibilización sobre DD.HH., dirigido al alumnado de 4º de ESO, por parte de miembros de la APDHA en colaboración con la comunidad educativa del propio IES.
  • El sábado 12 de diciembre, a partir de las 12h, en la calle Nueva –a la altura del Mercado de Abastos- exposición en la vía pública de paneles sobre la crisis de los refugiados, y reparto de información al respecto.

Entre todos tenemos que revertir esta involución sosegada que se está produciendo en los Derechos que, como ciudadanos del mundo en general y de nuestro país en particular, tenemos. Los Derechos que se pierden, son los que no se defienden.

Manifiesto de la APDHA ante el Día Internacional de los Derechos Humanos

Nunca como en estos tiempos los Derechos humanos están siendo vulnerados. En lo más próximo, en cuestiones esenciales para la vida de las personas.

Se conmemora este año el 67 aniversario de la proclamación por la ONU de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Son muchos los que quisieran preparar el funeral y enterrar la Declaración Universal. Porque nunca como hoy se incumplen de forma tan flagrante los Principios de la Declaración Universal.

Toda la arquitectura internacional de los derechos humanos, está siendo no sólo vulnerada, sino abiertamente cuestionada por países y los sectores más poderosos del planeta. Ello se ha visto de forma clara en la gestión de la llamada crisis de los refugiados, donde una de las piezas fundamentales del Derecho Internacional Humanitario, la Convención de Ginebra, ha sido convertida en papel mojado

En el ámbito más cercano las políticas desarrolladas por el gobierno Central han supuesto importantes recortes que han destruido derechos consolidados y vulnerado derechos humanos. Baste señalar el paro y el trabajo en condiciones absolutamente precarias; el incremento de la pobreza y la desigualdad; la desatención de la dependencia; el recorte de las pensiones; los importantes retrocesos en el derecho a la salud o la educación; el deterioro de los servicios sociales; los retrocesos en los sistemas penales, la situación de las personas presas y la instauración de la cadena perpetua; las restricciones a las libertades ciudadanas vía ley Mordaza; la continuidad del estigma y la alegalidad de las trabajadoras sexuales; los retrocesos en la igualdad y en los derechos de las mujeres; la imposibilidad de acceso al derecho a una vivienda digna y los desahucios; el incremento de las personas sin hogar; políticas migratorias y de refugiados que vulneran derechos humanos fundamentales; el retroceso de libertades con la excusa de la amenaza terrorista; el abandono de la cooperación al desarrollo; la ausencia de una política de paz y amistad en la acción internacional; la permisividad, la tolerancia y la connivencia con la corrupción; o el deterioro de la calidad de nuestra democracia.

El Día Internacional de los Derechos Humanos coincide con la campaña electoral para las elecciones del 20 de diciembre. Y la APDHA no percibir una suficiente preocupación entre muchos de los partidos que se presentan por las vulneraciones de derechos humanos señaladas que se producen en nuestro país. Generalidades con propuestas ambiguas jalonan los programas de muchos partidos. Y la campaña electoral está sirviendo poco para aclararlo.

La APDHA, ante la actual situación de recorte de derechos, demanda un compromiso explícito de los partidos que se presentan a las elecciones, para el respeto de los derechos humanos y por tanto para renunciar a las políticas que los vulneran y, por el contrario, para implementar aquellas otras que los desarrollan y cumplen

Este año 2015, se han cumplido 25 años de la fundación de la APDHA. Durante todos estos años hemos trabajado contra las situaciones injustas y sus causas, defendiendo y luchando por los derechos humanos de los colectivos especialmente vulnerables: personas inmigrantes, personas presas, personas que ejercen la prostitución, personas en riesgo de exclusión…. Con esta Declaración en el Día de los Derechos Humanos hacemos un llamamiento para que el nuevo Gobierno ponga en marcha políticas que aborden la situación de exclusión que sufren, entre otros, esos colectivos sociales más desfavorecidos.

Asimismo la APDHA hace un llamamiento a la activación ciudadana y la movilización social, imprescindibles para conseguir los cambios necesarios para el respeto cabal de los derechos humanos. Los derechos que se pierden son los que no se defienden.

FUENTE: APDHA Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD