El presidente  del PP de Puerto Real, Vicente Fernández, ha señalado el “jarro de agua fría” que cae sobre los astilleros gaditanos y el conjunto de la industria de la provincia, opinando que “PSOE y Podemos están avocando a la provincia a la ruina y, con su incapacidad, cierran la puerta del futuro tanto a los astilleros como a la industria auxiliar naval”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

“Fuerte revés para los planes de futuro de Navantia. Los astilleros españoles optaban a participar en la construcción de una veintena de fragatas de nueva generación para la U.S. Navy, un contrato valorado en 20.000 millones de dólares (unos 18.000 en euros) que finalmente se ha ido para la firma italiana Fincatieri. En el PP no tenemos ninguna duda a la hora de buscar culpables: Podemos y PSOE”.

“Después de que Estados Unidos haya adjudicado a la empresa italiana  la construcción de hasta diez fragatas de guerra para su marina, en una primera fase, un buque de apoyo y otras 9 fragatas más en una segunda. Un contrato por el que pujaba la sociedad estatal Navantia. Que abrió oficina comercial en Washington, en febrero del pasado año, ante el hecho de encontrarse como favorito el diseño español. Recordamos que es el que mejor integra, a nivel mundial, el sistema de defensa estadounidense (AEGIS). Y que acudíamos al concurso con su proveedor (LOCKHEED MARTIN). Todo a nuestro favor”.

PUBLICIDAD

Fernández ha alertado del devenir que está teniendo Navantia “desde que gobierna el PSOE. Llevan de nuevo a las peores épocas de los astilleros de la Bahía con diques vacíos y pérdidas de empleo”. Así, ha incidido en que la no consecución del contrato con EEUU es “otra más de las grandes oportunidades de empleo fallida desde que gobierna Pedro Sánchez”, en referencia a los contratos del tercer petrolero o el de las fragatas australianas; además de recordar cómo se puso también “en serio peligro” el contrato con Arabia Saudí para la construcción de varios buques de guerra.

A su juicio, “el Gobierno está echando por tierra todo el trabajo que desarrolló el Ejecutivo de Rajoy en favor de la industria naval, que tenía ante sí grandes expectativas de empleo y futuro”, porque “no ha sido capaz de cerrar ni un solo nuevo contrato de construcción naval, por su falta de interés y las pésimas relaciones internacionales que mantiene con países como Estados Unidos”.

“En mayo de 2019, el Gobierno de Pedro Sánchez decidió retirar unilateralmente la fragata de la Armada española ‘Méndez Núñez ‘del Grupo de Combate del portaaviones ‘Abraham Lincoln’. Incorporado, justamente, para demostrar a la armada estadounidense su valía como buque de apoyo. Lo hizo en medio de las tensiones entre Estados Unidos e Irán, en un movimiento que molestó profundamente al Gobierno de Donald Trump. Una decisión que, provocó una profunda preocupación en la dirección de Navantia: el astillero español se jugaba un jugosísimo contrato multimillonario en Estados Unidos, y cualquier paso en falso podría echar a perder la oportunidad. Aquel pronóstico se ha confirmado en la madrugada del jueves al viernes 1 de mayo con un comunicado oficial del Pentágono”.

“En este tipo de contratos la política es una parte clave de las decisiones. Manda la Casa Blanca por encima de cualquier condicionante técnico. Ya puedes presentar la mejor oferta en términos de avance tecnológico o incluso ventajosa en lo económico, que si las cosas no andan bien en cuanto a relaciones diplomáticas, el contrato no va a prosperar. Gestándose un fuerte malestar, ya desde el gobierno de Zapatero en el 2008 y la venta de fragatas al gobierno de Chávez”.

“La relación diplomática de España con Estados Unidos ha sufrido serios reveses en el último año y medio. Fueron sonados los encontronazos entre Donald Trump y Pedro Sánchez a costa del insuficiente gasto de España en materia de defensa, a pesar de los compromisos firmados en 2014 por el entonces gobierno de Mariano Rajoy”.

Fernández reclama además al Gobierno central del PSOE y Unidas Podemos que “no anteponga los intereses partidistas de izquierda radical a los puestos de trabajo de una industria como la naval en la Bahía de Cádiz, que tantos puestos de trabajo directos e indirectos genera. Ya la crisis del Covid nos dejará muy debilitados y la puntilla no nos la puede dar el Gobierno de España”.

Por último, ha solicitado de nuevo que el Ministerio de Defensa “impulse y cumpla los contratos comprometidos con el astillero de Puerto Real. Ya hemos perdido, desde que llegó a tomar posesión en el 2018, un contrato de 9 fragatas con el gobierno australiano y otro de 12 con el gobierno canadiense. Y el mismo año estuvieron a punto de provocar la cancelación, en el 2018, de un contrato firmado con Arabia Saudí para la construcción de 5 corbetas por valor de 1.800 millones”.

“Ya provocó grandes protestas en la Bahía de Cádiz y Galicia, al peligrar casi 6.000 puestos de trabajo entre mano de obra directa e indirecta. Esperemos que sepan luchar por conseguir asegurar el concurso en curso, con el gobierno indio para la construcción de buques anfibios-portaaeronaves y submarinos, por valor de 3.000 millones de euros. Y otro pendiente de aprobación por el gobierno marroquí, para la construcción de 3 buques de vigilancia litoral por valor de 260 millones”, ha finalizado.

FUENTE: PP Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD