El Ateneo Republicano de Puerto Real ha querido mostrar su apoyo a la Huelga Feminista que tendrá lugar el próximo viernes 8 de marzo.

En nombre del Ateneo Republicano de Puerto Real, Compañeras, en este 8 de marzo Salud y República.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Compañeras, amigas, hermanas, madres, hijas, nietas. Somos una espiral de manos enlazadas entre pasado y futuro.

Tenemos la memoria. Tenemos el futuro. Somos republicanas, ¡Qué otra cosa podríamos ser!

Por nacimiento, somos pueblo; por elección y por sentido común somos republicanas y por dignidad, igualdad y justicia somos feministas.

Las mujeres tenemos mil razones para ser republicanas. La monarquía es el patriarcado coronado por la gracia de dios (léase obispos, generales y banqueros)

Es la consagración del privilegio de los hombres sobre las mujeres y de unos cuantos hombres sobre todos los demás hombres y mujeres.

Es un derecho de estirpe escrito en masculino. Es el gran paradigma, el ejemplo, el dogma, la regla indiscutible de la familia patriarcal, con el hombre también indiscutible a la cabeza.

Somos feministas ¡Qué otra cosa podríamos ser! Somos feministas, Es muy sencillo; Amamos la libertad y vamos a por ella.

La libertad de ir y venir, por la calle y por el campo, por el día y por la noche. Por eso decimos que la calle y la noche también son nuestras.

Queremos la libertad de de ser madres o no serlo. Nosotras, que no prohibimos a nadie tener hijos, no admitiremos que nadie nos obligue a nosotras a tenerlos.

Queremos la libertad de disfrutar del sexo sin que el placer se convierta en un peligro. Queremos la libertad de decir no y la de hasta aquí hemos llegado.

Somos feministas. Es muy sencillo; Queremos igualdad y vamos a por ella. En las casas y en los trabajos, en los cuidados y en las diversiones, en la lucha y en la política.

Queremos vernos en los libros como protagonistas de la historia, a la par, no como simples figurantes o excepciones.

Y si, señores y señoritos del patriarcado; sabemos muy bien lo que llevamos dentro y lo que no queremos. ¡Quitad vuestros rosarios de nuestros ovarios!

Llevamos en nuestro interior todas las luchas de las que fueron y todas las esperanzas de las que serán.

Llevamos en nuestro interior, bien aprendidas, todas las geografías de la desigualdad y los velos que la ocultan. Cada país, cada mujer, cada golpe, cada lapidación, cada niña expropiada de su propio cuerpo, cada una de ellas es nuestra camarada.

Llevamos en el corazón la voz de la memoria que aún nos pide que la recuperemos de las cunetas, del miedo y el silencio.

Y si, señores y señoritos del patriarcado, eternos ofendidos, eternos resentidos, estamos en uno de esos días que aborrecéis.

Estamos en esos días en que la libertad se abre paso. Estamos en uno de esos días en los que la lucha hace mejores a los pueblos.

Estamos en uno de esos días en los que la luna se alinea en nuestros cuerpos y genera mareas que arrasan con lo viejo.

Sabemos que nos esperan muchos de esos días. Sabemos contar, sabemos sumar, sabemos esperar, pero también sabemos que no podemos esperar sentadas.

Porque, señores del patriarcado, lacayos del capital, mensajeros del odio, manadas de la mentira:

Somos las mujeres que no necesitamos que nadie nos abra la puerta de su mundo estrecho, sino que no nos cierren el paso a la libertad.

Somos las mujeres que no queremos ningún hombre a nuestros pies. Qué, a nuestros pies, a nuestra altura, solo queremos los derechos que se nos deben. Y a nuestro lado a quienes quieran compartir un mundo nuevo.

Y dejaremos escrito en las paredes de la lucha: Somos el color morado que falta en las banderas.

Viva el 8 de marzo. Salud y República.

FUENTE: Ateneo Republicano de Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD