La alcaldesa, Elena Amaya, ha comunicado este lunes su decisión de ponerse en cuarentena después de que en los últimos días haya mantenido contacto con el entorno de una persona de fuera de Puerto Real que ha dado positivo en el test de coronavirus.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

La alcaldesa quiere aclarar que se encuentra “bien de salud, totalmente asintomática y capacitada para realizar sus funciones como alcaldesa”, aunque eso sí, de forma remota desde su domicilio. De hecho, esta misma mañana asistía de forma telemática a una reunión que a primera hora tenía lugar en la Casa Consistorial entre responsables políticos del equipo de gobierno y técnicos de las áreas municipales implicadas en las decisiones que se están adoptando en la localidad ante el coronavirus.

La regidora local manifiesta que no ha tenido contacto directo con la persona infectada pero sí con su entorno, por lo que por responsabilidad adopta esta decisión. Asegura que seguirá los protocolos médicos y que se encuentra “sana, fuerte y capacitada para seguir realizando su trabajo”.

FUENTE: Ayto. de Puerto Real

 

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD