El teniente de alcaldesa delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Carlos Salguero, ha informado de la actuación de poda de palmeras y otras especies que ha comenzado en estos días, ejecutada por GEN, grupo público que tiene encomendada la gestión en esta materia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El plan de poda para esta campaña de invierno se ejecutará durante los meses de octubre a febrero, y tiene como objetivo reducir el volumen y altura de las copas de los árboles que presentan estructuras descompensadas, demasiado abultadas o ramas quebradizas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Para este plan, en el que se calcula que van a ser intervenidos unos 1.500 árboles se han destinado 8 operarios y los siguientes recursos materiales: plataforma elevadora, sopladora, 2 motosierras, una motosierra de pértiga, andamios y 50 bateas para la recogida de los restos de poda.

Se prestará especial atención a los árboles envejecidos y de gran altura, como son las palmeras, fundamentalmente la washingtonia y otras variedades: palmera canaria, la palmera común o de dátiles y los conocidos como palmitos. La abundancia de estas especies en toda la población motiva que con ellas haya arrancado este plan, empezando por el Paseo Marítimo.

PUBLICIDAD

Lo mismo se hará con otras especies como los olmos, plátanos de sombra, melias o árbol del paraíso, y también con las de tipo acacias, entre las que encontramos las falsas acacias o la acacia del Japón. Éstas son las especies que más incidencias registran debido a caída de ramas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Para la intervención en ellas, el GEN ha realizado un exhaustivo plan de trabajo semanal, que se aborda por zonas o sectores, y dentro de éstos, por calles enteras o tramos, de forma que todo el arbolado de un mismo ámbito quede podado, optimizando así los recursos humanos y materiales y minimizando el riesgo.

Dentro de los distintos sectores, también se acometen labores de tala o extracción de aquellos árboles que presentan deficiente estado. En este sentido, Carlos Salguero ha informado de que “la ciudadanía puede estar tranquila porque sólo se retiran los árboles que verdaderamente entrañan riesgo o no se van a poder recuperar, y además se sustituyen por otros, renovando así el arbolado dañado con otros nuevos, de distintas especies, y más adecuados a las condiciones climáticas”.

Asimismo, con este plan se dará respuesta a todas las incidencias producidas por ramas en fachadas, en señales de tráfico, en infraestructuras y otros elementos urbanos, que causan molestias a la ciudadanía.

FUENTE: Ayto. de Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD