El Teatro Principal de Puerto Real acogió este sábado el acto por el Día de La Villa 2017. Un acto que se celebró, a diferencia de años anteriores, en este recinto, abandonando el Centro Cultural Iglesia de San José, que había sido el escenario de este evento.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

De hecho, todo el patio de butacas y el primer anfiteatro se llenaron para ver un acto que contó con momentos emotivos y con música de la tierra.

Los hijos adoptivos de Puerto Real este año han sido el sacerdote Antonio Troya (San Fernando, 1927) y Maruja Mey (Cádiz, 1937).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Al primero, conocido como el “cura rojo” se le otorgó este galardón por su inestimable labor y dedicación en pro de los más desfavorecidos desde su firme compromiso social, y como público reconocimiento a su dilatada labor en pro de los intereses de nuestro pueblo a lo largo de toda su vida.

Maruja Mey, por su parte, lo recibió por el ejemplo de superación que siempre ha evidenciado, y su inestimable labor y dedicación al frente del mundo asociativo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Las medallas de La Villa recayeron en la Asociación por la recuperación de la Memoria Histórica, Social y Política de Puerto Real por su importante trayectoria y por su arduo y loable empeño en el esclarecimiento de la historia reciente de nuestro municipio; y en la Peña Flamenca Canalejas de Puerto Real, por su encomiable trabajo cultural y como entidad motora del tejido asociativo puertorrealeño.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD