El colectivo de extrabajadores de Delphi, cuya fábrica cerró en Puerto Real en 2007, abandonará el próximo jueves el encierro que ha mantenido en el edificio de los sindicatos de la capital gaditana, cuando se cumplan 1.074 días de protesta.

“Levantamos el encierro para iniciar un nuevo rumbo en nuestras movilizaciones para echarnos a la calle y estar más cerca de los sindicatos”, según ha explicado a Efe Francisco Carretero, portavoz del colectivo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

La hoja de ruta incluye un esfuerzo común por “presionar” para que se cumplan las 123 medidas con las que la Mesa por el Empleo de la bahía de Cádiz, que agrupa a varios colectivos laborales y que está apoyada por partidos como Podemos, quiere reindustrializar la bahía gaditana y mejorar las oportunidades laborales en esta comarca.

“Pensamos que es el momento de buscar un cambio de rumbo y de seguir luchando de otra manera”, ha detallado Carretero.

El encierro se ha mantenido en el salón de actos del edificio que sirve de sede para CCOO y UGT en la capital gaditana durante los últimos tres años, hasta los 1.074 días que se cumplirán el jueves.

“Han sido meses muy duros para todos, hemos sufrido mucho desgaste y queremos que ese esfuerzo sirva para encontrar soluciones de otra manera”, ha indicado el portavoz, quien se acuerda de los “compañeros que se han quedado por el camino, porque se han agravado sus enfermedades o porque, directamente, se han suicidado”.

El cierre de Delphi en 2007 llevó a la calle a casi 2.000 personas, de las que 1.904 se sumaron a un dispositivo especial de la Junta de Andalucía para intentar recolocarles o encontrarles algún tipo de salida económica a sus despidos.

“Según el último censo que tenemos, 240 compañeros nunca encontraron una solución, de ahí nuestras quejas a los sindicatos y al Gobierno andaluz”.

Carretero explica que, de forma activa, en el encierro quedaba ya un centenar de extrabajadores de Delphi.

El próximo jueves el colectivo ha convocado un acto público para escenificar el levantamiento del encierro.

FUENTE: EFE

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD