La Parroquia de María Auxiliadora y la Prioral de San Sebastián centraron la atención en la tarde del Jueves Santo en Puerto Real con las esperadas salidas procesionales de la Hermandad del Medinaceli y del Nazareno, a las que volvieron a acompañar la incertidumbre climatológica tal y como ocurriera en el Miércoles Santo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

A las 19.00 h. Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado, acompañado de María Santísima de la Trinidad, inició su itinerario previsto tras una tarde soleada en la ciudad, aunque la previsión meteorológica no era del todo halagüeña.

A pesar de ello, la Hermandad del Medinaceli se dirigió hacia el centro histórico en un silencio que solo se rompía con el resonar de un tambor en cada uno de sus pasos, con Manuel Cejudo Llamas, Joaquín Delgado y Manuel García como capataces del paso de Misterio y Sebastián Vázquez y Manuel García en el paso de María Santísima de la Trinidad, que estrenó además manto procesional de terciopelo burdeos.

Cuando la Cruz de Guía llegaba a la calle La Plaza, pequeñas gotas de agua comenzaban a caer aunque sin mayor incidencia, siendo pasadas las 21.30 h., y coincidiendo con su presencia en la calle Amargura cuando una fina capa de lluvia apareció en Puerto Real, teniendo que protegerse ante la amenaza de la misma.

Sin llegar a mayores, la Hermandad pudo completar su itinerario previsto tras pasar por Carrera Oficial y realizar su estación de penitencia en la Prioral de San Sebastián antes de volver de nuevo a su Templo.

Precisamente, la Prioral de San Sebastián abrió sus puertas a las 21.00 h. para que Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Mayor Dolor salieran a las calles de la ciudad ante cientos de puertorrealeños, que además de en calle Ancha, aguardaban en San José dirigiendo sus miradas hacia el cielo.

La mencionada capa de lluvia coincidió con la salida de María Santísima del Mayor Dolor, pero la Hermandad decidió continuar y pudo realizar finalmente el itinerario previsto sin mayores imprevistos, aligerando el paso en su tramo final ante una nueva amenaza.

La Banda de Cornetas y Tambores Zoilo Ruiz Mateos de Rota fue la encargada de acompañar musicalmente al Paso de Misterio, mientras que la Banda de Música Gailín de Puerto Serrano hizo lo propio con el Paso de Palio, en un Jueves Santo que puso su punto final minutos antes de llegar a las 2.00 h.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD