El pasado 12 de septiembre, hace ahora (a la publicación de estas líneas) justamente una semana se cumplieron cinco años del comienzo de esta serie de artículos dedicados a la Historia y el Patrimonio de Puerto Real, una serie a la que dimos en llamar “Historia de Puerto Real”, por mor de la claridad y la sencillez en la exposición de los conceptos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Desde ese entonces -el doce de septiembre de 2015- hasta ahora ha pasado un lustro, poco o mucho según se mire y según quien lo mire, pero no poco para tantos y tantos artículos de Historia como han ido apareciendo a razón de uno por semana, cada sábado, a lo largo de estos cinco años.

Hemos procurado ir combinando la aparición de textos originales (214 comprendido éste) con la repetición -de manera excepcional- de algunos artículos en función de circunstancias especiales, de fechas señaladas, de acontecimientos singulares…, de modo que han sido más de 250 semanas las que, sábado a sábado, han contemplado la aparición de los contenidos de la serie de “Historia de Puerto Real” en el digital “Puerto Real Hoy”.

En estos artículos tratamos de acercarnos a la Historia de Puerto Real desde una perspectiva eminentemente divulgativa, como ha sido siempre nuestra intención de cara a la socialización del conocimiento histórico y patrimonial sobre y desde la Real Villa de Puerto Real.

Entre los diferentes temas que hemos abordado se cuentan la presencia romana en Puerto Real: comerciantes y productores en estas tierras hace dos mil años como los MEVII FAVSTI, el horno romano del Gallinero, la presencia de Roma en el casco histórico de la Villa, el epígrafe romano de Optata Erennia, las embarcaciones romanas, mayores y menores, que surcaban las aguas y los esteros y caños de la Bahía hace dos mil años, o el pago de Sacrana (antecedente del Barrio de Jarana) son algunos de entre los temas del pasado romano de estas tierras hoy portorrealeñas a los que nos hemos aproximado en nuestros artículos de estos últimos cinco años.

Asedio del Trocadero, 1823

Asedio del Trocadero, 1823

Otros temas tratados han sido la Historia medieval del territorio de Puerto Real y la propia Fundación de la Villa por los Reyes Católicos así como diversas materias y asuntos relativos a la Historia Moderna y Contemporánea de la ciudad, e igualmente no pocas cuestiones sobre el Patrimonio Histórico de la localidad abordadas desde diferentes perspectivas.

La Prioral de San Sebastián, las torres miradores de la Villa, las cuestiones defensivas de Puerto Real a lo largo de los siglos, el Puerto Real subterráneo, algunas representaciones del santoral en el medio urbano y el viario portorrealeño, la Caja de Agua del Porvenir, la rejería tradicional, las hornacinas en las fachadas y ángulos de nuestras casas históricas, o las portadas singulares e históricas también de no pocas de las casonas del casco histórico son asimismo otros de los argumentos y temas abordados en esta serie de trabajos divulgativos.

El pago del Trocadero y sus avatares históricos, el submarino de Isaac Peral (construido en La Carraca cuando dicho pago pertenecía aún al término municipal de Puerto Real), los espacios funerarios en el casco urbano de Puerto Real en época histórica, los pagos portorrealeños como el del Barrio de Jarana, el territorio de Puerto Real antes de la Fundación por los Reyes Católicos, han sido algunos otros de los temas que han centrado nuestro interés a lo largo de estos últimos cinco años de publicaciones semanales.

Hemos hablado de la Feria de Puerto Real, de leyendas portorrealeñas, de familias y personajes ilustres del Puerto Real histórico, del “skyline” monumental portorrealeño, de Las Canteras, de las fuentes clásicas (antiguas) que hablan sobre el espacio geográfico en el que se insertan las tierras que hoy conforman el término municipal de Puerto Real, sobre don Antonio Muro y sobre don Juan Moreno de Guerra y Alonso, el primer historiador de Puerto Real, sobre el río San Pedro (sus pasos y sus puentes), sobre la arqueología portorrealeña, sobre el Puerto Real del traslado de la Casa de la Contratación a Cádiz en 1717, sobre nuestra historiografía local, sobre las Jornadas de Historia de Puerto Real, sobre la Prioral de San Sebastián, sobre el resto de nuestra iglesias y conventos históricos, sobre los primeros pobladores de Puerto Real, sobre Puerto Real en el ilustrado Antonio Ponz y en el romántico Antonio de Latour, sobre Puerto Real en época de Isabel II, sobre los Encuentros con la Historia organizados desde la vocalía de Historia del Ateneo de Puerto Real (vocalía de Historia que desempeñamos desde la creación de dicha entidad), sobre el Patrimonio portorrealeño y su rol económico en relación con el Turismo, sobre los astilleros y Matagorda de manera específica, sobre los paisajes (rurales y urbanos) de la Villa, sobre la posible relación del almirante Cristóbal Colón con nuestra Real Villa, sobre las torres miradores de la ciudad, sobre Puerto Real en la Carrera de Indias, sobre aventureros portorrealeños en mares lejanos, sobre la Guerra de la Independencia en Puerto Real, sobre las dificultades a la hora de que la Villa se emancipase de Jerez de la Frontera a fines del siglo XV y comienzos del XVI, sobre espacios urbanos históricos de la ciudad como la Plaza de Jesús o la Plaza de la Iglesia, sobre la Barriada de Matagorda (la añorada “Villa Muergo”), sobre el Bicentenario de la Batalla de El Trocadero, sobre la extinta cabecera del “Puerto Real Información”, sobre la Carta Patrimonial de Puerto Real (aún por realizar), sobre la necesidad de la planificación estratégica en materia de Cultura y Patrimonio Histórico, sobre la necesidad –también- de la reflexión en materia de Historia, Patrimonio e identidad en el caso portorrealeño…

La divulgación histórica es -o debe ser- una de las facetas esenciales, fundamentales, del trabajo del historiador: dar a conocer entre el gran público los contenidos de la investigación histórica, fomentar el conocimiento que de su propio pasado (esto es, de su devenir en el tiempo, de su evolución histórica) tiene un cuerpo social debe ser uno de los compromisos básicos de un historiador, de un investigador, pues la principal tarea de la Historia como disciplina debe radicar en la difusión de dicha disciplina no sola ni principalmente entre los profesionales sino entre la ciudadanía: he ahí el que debe ser, como señalamos, uno de los compromisos fundamentales del historiador.

Si además sucede, como es el caso, que el historiador centra su interés en la comunidad que le viera nacer y de la que forma parte, la tarea se hace aún más placentera, más íntima si cabe, pues no se trata tan solo de dedicar el propio esfuerzo a la disciplina histórica como tal, sino que dicho esfuerzo redunda al cabo en el cuerpo social del que el historiador forma parte, del propio grupo humano en el que se insertan sus trayectorias familiar y vital, y ello lo hace todo mucho más sólido a la par que inmediato y gratificante.

Puerto Real

Puerto Real

Esta serie no podría existir, queremos dejar constancia de ello, sin el marco en el que se inserta, la publicación digital “Puerto Real Hoy”, que nos viene ofreciendo un marco de entera libertad -de otro modo no sería posible- para la articulación de nuestros textos desde hace ya, como decimos, un lustro: una colaboración fecunda que ha producido cientos de palabras y miles de páginas de Historia de Puerto Real a lo largo de estos años, queremos creer que tan fructíferos para la divulgación histórica en (y sobre) Puerto Real. “Puerto Real Hoy” ha permitido crear un espacio estable, permanente, de interacción entre la ciudadanía portorrealeña y la Historia de la Real Villa, un marco de acción sólido e interactivo en el que los portorrealeños pueden encontrarse con su Historia, pueden acercarse a diferentes aspectos de su propio pasado, haciendo además sus aportaciones al mejor conocimiento del devenir histórico de la Villa.

Continuaremos con esta tarea, enteramente altruista, de la divulgación histórica en, desde y sobre Puerto Real, tratando de seguir acercando la Historia de Puerto Real a los ciudadanos (y no solamente a los de la Villa, por cierto), con todo nuestro agradecimiento a “Puerto Real Hoy” y a todos los lectores de este modesto rincón dedicado a la Historia y el Patrimonio portorrealeños. Y que sea por mucho tiempo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD