Eva Basadre, concejal del PSOE Puerto Real, ha comunicado la renuncia a su acta en la mañana del martes tras la confirmación, el pasado sábado, de la coalición entre el Partido Socialista y Andalucía Por Sí para gobernar la ciudad durante los próximos cuatro años.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

“Aunque solo han transcurrido poco más de 24 horas desde que se inició el nuevo mandato en el Ayuntamiento de Puerto Real, quiero comunicar a la opinión pública puertorrealeña mi decisión irrevocable de renunciar al acta de concejal que obtuve en las pasadas elecciones del 26 de mayo.

Tras ocupar el tercer puesto en la lista del PSOE, partido que finalmente ocupa la Alcaldía en virtud de un pacto de gobierno con AxSí, he presentado a primera hora de esta mañana mi renuncia a la alcaldesa, Elena Amaya, entregando el documento que así lo expresa en la Secretaría General.

Junto a la hoy alcaldesa y el primer teniente de alcaldesa, Carlos Salguero, he formado parte del Grupo Municipal Socialista durante el mandato anterior en la bancada de la oposición. Mi decisión de volver a presentarme fue firme y renovar ese tercer puesto nunca fue cuestionado por mis compañeros en la confección de las listas para las elecciones del 26 de mayo.

PUBLICIDAD

Mi renuncia no supone ninguna sorpresa para el Partido Socialista, ni para mis familiares y amigos, que conocían mi postura desde el 27 de mayo. Desde el primer momento en que se conocieron los resultados, mantuve el mismo criterio que había defendido durante la campaña y los cuatro años anteriores: que nunca pactaría con AxSí (antes Partido Andalucista). 

Siempre habíamos dicho que no íbamos a cruzar esa línea roja, que nunca pactaríamos con partidos que no fueran de izquierdas y menos con quienes considerábamos entonces que habían perjudicado a Puerto Real durante el tiempo que estuvieron gobernando. Además yo sentía, y así lo dije, que con AxSí y las personas que lo integran no me une nada: yo soy una persona claramente de izquierdas y no comparto con ellos ni ideología ni visión política y, por tanto, no podía tenerlos como compañeros en una tarea de tanta responsabilidad como gobernar.

Sin embargo, mis compañeros cambiaron de opinión y adelantaron que estaban abiertos a negociar un gobierno conjunto. El hecho de comprobar que no había marcha atrás me llevó a tomar esta decisión. Mi primera intención fue no llegar a tomar posesión, renunciar a mi credencial de concejal y que se incorporara el siguiente compañero de la lista, aunque yo seguía manteniendo la esperanza de que consiguiéramos un acuerdo con otras fuerzas políticas más cercanas a nosotros. Eso o sencillamente trabajar con dignidad desde la oposición.

Los días fueron pasando y, al menos que yo supiera, no se había llegado a ningún acuerdo con los andalucistas, pero ya no podía renunciar a mi acta de concejal porque hubiera dejado al PSOE con sólo 6 concejales, y no era mi intención impedir que hicieran lo que querían hacer, aunque yo no estuviera dispuesta a participar en ello.

Así se llegó al viernes 14, un día antes de la elección de alcalde o alcaldesa, cuando se  confirmó el pacto de gobierno. Al día siguiente, acudí al Pleno de Constitución del Ayuntamiento y voté a Elena Amaya como alcaldesa. Soy una persona comprometida y leal, en ningún momento me planteé votar otra cosa para cambiar el curso de los acontecimientos. Si ellos lo querían así, que así fuera, aunque no conmigo.

Por motivos laborales -trabajo en una superficie comercial en Tres Caminos- no pude hacerlo el lunes, pero ya hoy martes he presentado mi renuncia. Les deseo suerte a mis compañeros, porque se enfrentan a un trabajo difícil.

Creo, humildemente, tener un carácter luchador y combativo, presido el comité de la empresa en la que trabajo y no descarto en un futuro trabajar por Puerto Real en otros ámbitos, allí donde sea útil, pero siempre con respeto a mis principios y a la palabra dada a aquellos que depositen en mí su confianza.

Gracias”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD