Editorial: “Capitana, el barco está zozobrando”


Con tormentas como las de los últimos días es normal que cualquier embarcación haga aguas. En la habilidad del capitán está el mandar a sus marineros a achicar rápidamente o dejar la nave irse al fondo. Nuestra capitana y su tripulación prefieren ver el barco tambalearse sin hacer nada hasta que las velas se han hecho girones y las fragatas rivales les ganan millas recorriendo el mapa del tesoro.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Agua por todas partes. En la bodega hay una piscina cubierta que desde hace meses tiene el agua estancada atufando todo el barco. Ni un solo polizón quiere permanecer más escondido y han sacado las pancartas. Llevan meses sin comer y el olor a podrido no les deja otra opción que amotinarse contra la capitana. El marinero responsable de la bodega y la capitana no dan salida a la situación y prefieren lavarse las manos ante la injusticia. Frente a una explicación vacía los polizones aseguran sentirse vapuleados por una tripulación que no ha ejercido control alguno sobre la piscina de la bodega, y pese a oler a podrido durante meses jamás se plantearon taponar las vías de agua, sacar las ratas del barco y achicar.  Ahora es tarde y los hongos han empezado a aparecer afectando al resto del pasaje que pagaba su billete a pesar de recibir un mal servicio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El viento azota más fuerte dejando a la tripulación exhausta. Los piratas aprovechan el silencio de la noche y la tempestad para desvalijar el barco. Ni el cristo de La Borriquita que viajaba abordo se ha librado de los continuos saqueos. Los corsarios, con total impunidad, han sembrado el miedo entre los comerciantes. La ola de inseguridad y vandalismo están haciendo cada vez más compleja la travesía.

-¡Capitana, otro motín abordo!

Esta vez es el personal de seguridad en camarotes que se niega a seguir trabajando en condiciones de riesgo. Alegan goteras,  residuos peligrosos donde no deberían estar y herramientas de trabajo poco seguras. Los representantes de los trabajadores no dan marcha atrás y van a por todas, ahora la capitana y su comandante sufren las consecuencias del discurso despótico que han mantenido durante toda la travesía.

Mientras tanto las fragatas contrarias reman descompasadas, algunas aún sin rumbo, pero sin dejar de encender la mecha que lanza cañonazos contra la nave de la capitana.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous Los trabajadores de Mi-Gym convocan una movilización para este viernes
Next Inminente instalación del tramo desmontable del segundo puente

5 Comments

  1. 24 de enero de 2015
    Responder

    Hay piratas que no esperan a la noche, sino que a “pleno” sol hacen lo que les da la gana. Descaradamente.

  2. 23 de enero de 2015
    Responder

    Más que fragatas,me parecen pateras con tirachinas y con muy poco combustible.

  3. 23 de enero de 2015
    Responder

    En los océanos políticos locales navegan piratas por cuenta propia y corsarios por cuenta ajena; los abordajes de mentirijillas se suceden con tanta frecuencia que el combate cuerpo a cuerpo ha perdido su significado. Amarrarse los machos y pelear con vergüenza torera es cosa del pasado, de cuando los capitanes clavaban la bandera al mástil y vendían caro el pellejo. Las andanadas de hoy van cargadas de serpentinas porque en la Santa Barbara se quedaron sin metralla hace tiempo.

    Las banderas que ondean en sus mástiles son multicolores y a estas alturas resultan tan irrelevantes como risibles porque estos piratas, miserables hasta las cachas, se ocupan mas de desarbolar al enemigo por la popa que de recoger vela y prestar socorro a la marinería. Sin gatos de siete colas que echarnos a mano se impone colgarles de los pulgares del palo de mesana.

    Las urnas aguardan.

  4. 21 de enero de 2015
    Responder

    Continuando con la alegoría, la fragatas más pequeñas no sólo lanzan cañonazos, sino que ya tienen todo listo para el abordaje del barco y un plan para asumir el gobierno de la nave y arreglar las vías de agua.

    • 21 de enero de 2015
      Responder

      Por favor! Lo que hay que leer. Las demás fragatas están, por muchos cañonazos que den, peor que este barco…

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.