A menos de una año de las elecciones y el Gobierno municipal ha rescatado del olvido y el abandono a la barriada del Río San Pedro. No se extrañen si voy a ser especialmente duro con todos los políticos que han gobernado y gobiernan, el tema lo merece. Es sangrante ver como la barriada con más densidad de población de Puerto Real entra en los proyectos municipales cuando toca repartir la papeleta de voto.

A menos de diez meses de los comicios se empiezan a interesar por acerados a medio hacer, rotondas y parques infantiles. Nadie se ha parado a escuchar a los vecinos, ningún político liberado ha tenido la valentía, las agallas y la decencia de tomar una cerveza o un café en el barrio y poner la oreja un rato.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

No os interesa saber que ellos luchan a diario con un grupo de vándalos, que las ratas les anidan en las ramas de los árboles a centímetros de sus ventanas, que son varios los vecinos que han sufrido caídas en las aceras que no habéis arreglado y que a las madres les da pánico que sus hijos se corten con cristales en el parque infantil.

El Río no es un gueto, ni un barrio de delincuentes donde vive lo peor de Cádiz como puede pensar alguno. El Río es muestra de vuestra capacidad como regidores públicos. El Río es el retrato de la gestión de Barroso, de Mosquera y de Peinado. Dónde están las promesas, para qué tanta pantomima de Foro del Río San Pedro, para qué tanto partido de Ciudadanos por El Río y tanta junta vecinal. Los habéis politizado, creado para engañar y manipular. Habéis jugado con las ilusiones y las esperanzas de una barriada hastiada de políticos sin escrúpulos que han aprovechado el desencanto para ganar votos.

Si fuera ciudadano de el Río San Pedro posiblemente tendría la misma desafección que ellos tienen hacia un pueblo que se come sus impuestos y les da la espalda.

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD