A las 8 de la mañana del domingo 21 de junio estaban citados en el Campus de Puerto Real, de la Universidad de Cádiz, los opositores a las diferentes ramas de Magisterio que tenían el examen para acceder a una de las 1.000 plazas que convocó el gobierno andaluz.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Los problemas empezaron en torno a las 7 de la mañana, cuando los opositores intentaban acceder a la Universidad por el desvío de la autovía de Cádiz. La enorme caravana de coches que se agolpaba en la salida suponía un enorme imprevisto para quienes debían presentarse a la hora fijada.

Algunos aspirantes abandonaron los vehículos en los que realizaban el desplazamiento y realizaron parte del trayecto a pie por el arcén de la autovía, para asegurarse de que llegaban a la hora. A otros les fue imposible, pues viajaban en sus propios vehículos y tuvieron que esperar a la actuación de la Guardia Civil.

La actuación de la Guardia Civil, en torno a las 7:45h según testimonios de algunos opositores que esperaban en sus vehículos, reactivó el tráfico fluido hasta el Campus, donde numerosos aspirantes advirtieron a los examinadores de Tribunal que el tráfico impedía el acceso. Finalmente se esperó a los afectados por esta retención del tráfico y las pruebas pudieron hacerse sin ningún tipo de problemas.

En total, el gobierno andaluz convocó 1.000 plazas de maestros de Educación Infantil y Primaria en Andalucía, en una oferta de empleo que aplica por tercer año consecutivo la tasa límite de reposición de vacantes impuesta por el Gobierno de España, que en esta ocasión se ha fijado en el 50 por ciento. Más de 30.000 aspirantes se presentaron a esta convocatoria, quienes conocerán su calificación el día 30 del presente mes.

FUENTE: Jerez Local

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD