Nueva concentración de Círculos de Silencio en Puerto Real


Círculos de Silencio volverá a concentrarse con la llegada del mes de julio en una cita que tendrá lugar el próximo miércoles día 7 a las 20.30 h. en la Plaza de Jesús, cumpliendo con todas las medidas de prevención del Covid-19; para ello será muy importante guardar distancia de dos metros, el uso obligatorio de mascarilla y responsabilidad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Círculos de Silencio propone “reflexionar sobre experiencias de inmigrantes que han llegado a nuestras costas y han conseguido forjarse un futuro digno, sin olvidar a tantas personas que ni siquiera llegan o que, cuando llegan, no encuentran la acogida o esa ayuda que les permitiría salir adelante”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

“Que no encuentren muros ni rechazo sino brazos abiertos”

Es sabido el camino tan duro que tienen que recorrer desde sus lugares de origen hasta su destino deseado. Vienen para escapar del hambre, la guerra, la persecución o para buscar una vida mejor que les permita ayudar a sus familias y encontrar su propio futuro. Es duro pero si encuentran una mano que les levante, una mirada que les comprenda, una sonrisa que los aliente…. ese camino puede ser diferente,

Recogemos dos casos que son ejemplos de esa posibilidad de integración, de hacerse un hueco en nuestra sociedad.

El primero es el de un chico llamado Abdellatif Laquiasse, un magrebí que llegó siendo menor de edad. Él decía:

“Llegué con una imperiosa necesidad de ayudar a mi familia.

Quería mejorar mi situación personal, mi vida…. (Eso es lo que pensaba cuando me planteé venir a Europa).

Cuando llegué no conocía a nadie, estaba solo, indefenso, era un adolescente, no entendía el idioma, no tenía documentación.

Rodeado de mucha gente que no me veía, nadie reparaba en mí.

Llegué a vivir en la calle con otros adolescentes que vivían la misma experiencia que yo y sobrevivíamos con la ayuda de personas que sí nos veían.

Teníamos mucho miedo a la policía porque se decía que nos devolvían a nuestro país, con el trabajo que me había costado llegar.

Tras detenerme la policía estuve en un centro de menores, allí pude vivir: comía, dormía y estudiaba, pero sabía que a los 18 años iba a la calle.

Trabajé duro en marroquinería, de camarero, pinche de cocina, mecánico, recogía cartones para reciclado… y por las noches cuando terminaba el trabajo estudiaba bachillerato, incluso con la ropa del trabajo llegaba a clase sin tiempo para cambiarme.

Tienes que demostrar día a día que eres bueno en algo, tú no puedes sacar un ocho, tienes que sacar un diez porque eres migrante y debes dar el máximo.”

Hoy día Abdellatif es graduado social y trabaja con migrantes de 18 años, dice que se ve reflejado en ellos.

(Entrevista realizada por Gonzo en El Intermedio (La Sexta) 28 enero de 2019)

El segundo caso es el del el ghanés Ousman Umar, un niño de 12 años analfabeto que soñaba con un continente al que no podía ir.

“Emprendí un viaje por el desierto del Sahara. Iba en un grupo de 56 personas solo sobrevivimos 6.

Viví 4 años en Libia, donde un perro tiene más valor que un inmigrante negro.

Las mafias controlan todo el flujo de pateras para cruzar el Mediterráneo.

Mi mejor amigo murió en la travesía con otras 10 personas.

Llegué a Fuerteventura, de allí a Málaga y finalmente a Barcelona donde viví en las calles dos meses. Entre la Cruz Roja y la ayuda de personas, entre ellas una mujer que me acogió en su casa comencé una nueva vida.

¿Para qué me iba a servir esa experiencia?. La respuesta estaba clara: ahora tengo que comunicar e informar de mi experiencia para concienciar a los otros sobre el lugar del que procedo. Tiene que haber una manera de mejorar nuestras condiciones en Ghana y, lo más importante, tengo que evitar que otras personas sufran la misma experiencia que yo. Las posibilidades de morir son demasiado elevadas. Necesito contar esta historia para que no haya más historias como ésta que contar.

En 2012 fundé la ONG NASCO Feeding Minds con el fin de proporcionar acceso a la información y la educación, reduciendo la brecha digital. Con esto, intento evitar que los jóvenes de Ghana se embarquen en viajes mortales como el que yo mismo realicé.”

Hoy en día han salido ya chicos informáticos en Ghana que no tienen que subirse a una patera arriesgando su vida.

( Entrevista realizada por Pepa Bueno en Las mañanas RNE 2 julio 2021)

La vida de Abdellatif o de Ousman puede ser la de tantos migrantes que se abren camino con mucho esfuerzo.

Ojalá haya en el mundo más sonrisas comprensivas, más miradas francas, más manos tendidas que allanen el camino a estos jóvenes que llegan a nuestro país después de sufrir mucho. Que no encuentren muros ni rechazo, sino brazos abiertos.

Círculos de Silencio

¿Qué son los Círculos de Silencio?

Los Círculos de silencio desarrollan una acción no violenta en solidaridad con las personas migrantes y refugiadas y apelan a la consciencia de quienes hacen las leyes, de quienes las aplican y de aquellos en cuyo nombre son hechas.

Comenzaron en Toulouse a finales de 2007 y actualmente reúnen en Francia a más de 10.000 personas de distinta procedencia en más de 170 ciudades. También se extiende por otros países de Europa y África.

Estos círculos pretenden implantar una cultura pacífica a través de una acción accesible a todo el mundo, en una actitud de respeto frente al que sufre y con la intención de  minar el apoyo de la sociedad a estas leyes injustas.

Aquí en España los Círculos de Silencio se reúnen en muchas poblaciones como son Valladolid , Burgos, Granada, Sevilla, Lugo, Madrid, Murcia, Cádiz , Almería, Alicante, Valencia … entre otras.

En Puerto Real  todas las personas que sentimos esta inquietud nos venimos convocando los primeros miércoles de cada mes uniéndonos a este movimiento internacional.

¿Por qué nos concentramos?

En estas concentraciones que hacemos en Puerto Real, en unión a los Círculos de Silencio del mundo, queremos denunciar la situación tan injusta que están pasando las personas inmigrantes y refugiadas. Unas personas que, después de haber sufrido la pobreza, el hambre o la guerra  en sus países de origen y de haber viajado en condiciones de suma precariedad, además, al llegar a las fronteras, son tratados de una forma tan inhumana como no podíamos imaginarnos.

  • Denunciamos que se hable de “sin papeles” y no de personas, deshumanizándolas con el lenguaje.
  • Denunciamos que la fuerza del gobierno se ponga en los muros de contención, en las cuchillas –llamadas por ellos “concertinas”- en las alambradas…y no en la atención urgente a unas personas que llegan bajo mínimos, con necesidades de todo tipo.
  • Denunciamos el uso de palabras como “avalancha” y “asalto” con las que pretenden asustarnos y además son mentira.
  • Denunciamos la frialdad con la que se tratan las noticias, que se centran en problemas de fronteras y no en el drama humano de quienes requieren una atención inmediata y evidencian la falta de una política de cooperación.
  • Denunciamos que se obvie por completo la situación  de personas que tienen derecho al asilo político en su realidad de refugiadas.
  • Denunciamos la odisea a la que se ven sometidas todas estos hombres, mujeres, menores… cuando llegan a las fronteras; la hipocresía y el cinismo de decidir si ya han puesto  los pies o no en territorio español; si las llamadas “devoluciones” se hacen  “en caliente” o no; si los medios que se usan son disuasorios y proporcionados… En fin, todo ese laberinto legal que se produce mientras las personas está reclamando que nos volquemos con ellas porque vienen huyendo del horror.
  • Denunciamos que no se vaya a la raíz del problema, el gran recorte en cooperación internacional, el olvido del 0´7 y el mantenimiento de las deudas externas con países empobrecidos a los que, sin embargo se les  vende armamentos impunemente.
  • Denunciamos todas las guerras, en las que tienen tanta responsabilidad los gobiernos occidentales
  • Denunciamos que los gobiernos y las grandes empresas obedezcan las perversas leyes del mercado y no promuevan  el Comercio Justo.

Entendemos que la inmigración y las solicitudes de asilo son un tema complejo pero constatamos que no se aborda a fondo, que nos marean con informaciones manipuladas  y  que falta voluntad política para resolverlo.

Exigimos la implicación de todas las personas que en España y en Europa tienen responsabilidades de gobierno y posibilidad para que se cumpla la carta de los derechos humanos.

Por nuestra parte, además de seguir luchando con esperanza desde nuestros grupos, asociaciones, familia, trabajo… nos seguiremos convocando en esta Plaza.

FUENTE: Círculos de Silencio Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous Historia de Puerto Real: "Iglesia Prioral de San Sebastián. El políptico de 1996 (I)"
Next Presentada en la UGC Salud Mental del Hospital la guía de práctica clínica "Valoración y cuidados de los adultos en riesgo de ideación y comportamiento suicida"

1 Comment

  1. Avatar
    4 de marzo de 2019
    Responder

    ANTE TANTO CHARLATAN DE FERIA, QUE HAY ULTIMAMENTE EN EL MARCO POLITICO DE ESTE PAIS .CREO QUE TENDRIAN QUE
    TOMAR EJEMPLO, DE ESTOS CIRCULOS, Y DEJAR DE ESCUCHARSE TANTO ELLOS MISMO,Y ATENDER ALA VOX DE SU CONCIENCIA,
    QUE SOLO SE ESCUCHA EN EL SILENCIO.

    ESPERO QUE TODOS ESTEIS LOS MIERCOLES EN LA PLAZA JESUS.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.