Nuevamente Círculos de Silencio nos convoca como cada mes para manifestar nuestra solidaridad con las personas migrantes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

En esta ocasión, al igual que en el pasado mes y debido a la situación que estamos viviendo, la concentración se realizará de manera virtual, teniendo lugar el silencio solidario el miércoles 6 de mayo a las 20:30 h.

Estamos viviendo una experiencia vital por la que nadie imaginaba que transitaría a lo largo de su vida. Miles de personas han perdido su vida, demasiadas sin duda, y ahora comenzamos a tomar conciencia de las consecuencias no sólo de pérdidas de vida que se ha cobrado esta crisis sanitaria, sino también de las repercusiones sociales, laborales, y económicas que ésta va a arrastrar.

PUBLICIDAD

A pesar de eso, parece que el peligro al que nos enfrentamos no es sólo la difusión de un virus, ni aunque éste fuese mucho más letal de lo que ahora podamos imaginar que llegue a ser el coronavirus en el peor de los casos. El problema grave que tenemos delante de nuestras narices y al que no le estamos dando la importancia que tiene es la situación en la que se encuentra el sistema en el que vivimos, el capitalismo de nuestros días.

Justo hace sólo tres meses, en concreto el 7 de febrero Philip Alston, Relator Especial de Naciones Unidas para la Pobreza Extrema y Derechos Humanos, presentaba un informe tras realizar una visita de dos semanas a España para analizar la situación de pobreza en la que vive una parte de la sociedad. El realizó unas declaraciones demoledoras como:

“He visitado lugares que sospecho que muchos españoles no reconocerían como parte de su país (…) barrios pobres con condiciones mucho peores que un campamento de refugiados, sin agua corriente, electricidad ni saneamiento, donde los trabajadores inmigrantes llevan años viviendo sin ninguna mejora en su situación”

“La palabra que he escuchado con mayor frecuencia en las últimas dos semanas es ‘abandonados’ “.

“España le está fallando por completo a buena parte de su sociedad, aquella que vive en la pobreza, cuya situación ahora se encuentra entre las peores de la Unión Europea”

Como personas, como comunidades, como ciudadanía estamos obligados ética y moralmente a cuestionarnos y a exigir a las distintas administraciones y a nuestros representantes políticos qué respuesta vamos a dar a esta realidad que se nos plantea seguro, en nuestra propia familia, en alguno de nuestros vecinos, en alguna de nuestras amistades y que como bien sabemos siempre se ceba con las personas más invisivilizadas, las que tienen menos derechos, personas menospreciadas por nuestra mal llamada sociedad del bienestar, y entre ellas las personas migrantes, que sin duda alguna en este momento, están desarrollando una labor que no aparece entre los medios de comunicación, una labor silenciosa y sin duda vital para nuestra maltrecha economía y fundamental para nuestra propia supervivencia, que es la del campo, para la recogida de alimentos de las cosechas antes de que éstas se puedan perder.

Aprovechemos la oportunidad que nos ofrecen esta crisis para generar cambios, encaminados a reconocer y defender los derechos humanos de la personas migrantes que mal viven sin casi derechos, seamos valientes y decididos en reclamar ésto y reconocer el trabajo silenciado que realizan de cuidar a nuestros niños y niñas, a nuestras personas mayores, en esta crisis.

Reconozcamos sus derechos, plasmados en la Declaración Internacional de Derechos Humanos.

¿Qué son los Círculos de Silencio?

Los Círculos de silencio desarrollan una acción no violenta en solidaridad con las personas migrantes y refugiadas y apelan a la consciencia de quienes hacen las leyes, de quienes las aplican y de aquellos en cuyo nombre son hechas.

Comenzaron en Toulouse a finales de 2007 y actualmente reúnen en Francia a más de 10.000 personas de distinta procedencia en más de 170 ciudades. También se extiende por otros países de Europa y África.

Estos círculos pretenden implantar una cultura pacífica a través de una acción accesible a todo el mundo, en una actitud de respeto frente al que sufre y con la intención de  minar el apoyo de la sociedad a estas leyes injustas.

Aquí en España los Círculos de Silencio se reúnen en muchas poblaciones como son Valladolid , Burgos, Granada, Sevilla, Lugo, Madrid, Murcia, Cádiz , Almería, Alicante, Valencia … entre otras.

En Puerto Real  todas las personas que sentimos esta inquietud nos venimos convocando los primeros miércoles de cada mes uniéndonos a este movimiento internacional.

¿Por qué nos concentramos?

En estas concentraciones que hacemos en Puerto Real, en unión a los Círculos de Silencio del mundo, queremos denunciar la situación tan injusta que están pasando las personas inmigrantes y refugiadas. Unas personas que, después de haber sufrido la pobreza, el hambre o la guerra  en sus países de origen y de haber viajado en condiciones de suma precariedad, además, al llegar a las fronteras, son tratados de una forma tan inhumana como no podíamos imaginarnos.

  • Denunciamos que se hable de “sin papeles” y no de personas, deshumanizándolas con el lenguaje.
  • Denunciamos que la fuerza del gobierno se ponga en los muros de contención, en las cuchillas –llamadas por ellos “concertinas”- en las alambradas…y no en la atención urgente a unas personas que llegan bajo mínimos, con necesidades de todo tipo.
  • Denunciamos el uso de palabras como “avalancha” y “asalto” con las que pretenden asustarnos y además son mentira.
  • Denunciamos la frialdad con la que se tratan las noticias, que se centran en problemas de fronteras y no en el drama humano de quienes requieren una atención inmediata y evidencian la falta de una política de cooperación.
  • Denunciamos que se obvie por completo la situación  de personas que tienen derecho al asilo político en su realidad de refugiadas.
  • Denunciamos la odisea a la que se ven sometidas todas estos hombres, mujeres, menores… cuando llegan a las fronteras; la hipocresía y el cinismo de decidir si ya han puesto  los pies o no en territorio español; si las llamadas “devoluciones” se hacen  “en caliente” o no; si los medios que se usan son disuasorios y proporcionados… En fin, todo ese laberinto legal que se produce mientras las personas está reclamando que nos volquemos con ellas porque vienen huyendo del horror.
  • Denunciamos que no se vaya a la raíz del problema, el gran recorte en cooperación internacional, el olvido del 0´7 y el mantenimiento de las deudas externas con países empobrecidos a los que, sin embargo se les  vende armamentos impunemente.
  • Denunciamos todas las guerras, en las que tienen tanta responsabilidad los gobiernos occidentales
  • Denunciamos que los gobiernos y las grandes empresas obedezcan las perversas leyes del mercado y no promuevan  el Comercio Justo.

Entendemos que la inmigración y las solicitudes de asilo son un tema complejo pero constatamos que no se aborda a fondo, que nos marean con informaciones manipuladas  y  que falta voluntad política para resolverlo.

Exigimos la implicación de todas las personas que en España y en Europa tienen responsabilidades de gobierno y posibilidad para que se cumpla la carta de los derechos humanos.

Por nuestra parte, además de seguir luchando con esperanza desde nuestros grupos, asociaciones, familia, trabajo… nos seguiremos convocando en esta Plaza.

FUENTE: Círculos de Silencio Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD