El equipo de Gobierno considera que las descalificaciones y el nivel de crispación que están generando representantes de los trabajadores municipales puede romper la estabilidad laboral del Ayuntamiento de Puerto Real.

José Antonio Ayuso, delegado de Personal del Ayuntamiento de Puerto Real, asegura que en la última mesa de negociación se ha podido descubrir el verdadero motivo que está generando esta situación y que no es otro que el objetivo de algunos representantes municipales de conseguir 7 días libres además de los que ya disfrutan.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Ayuso quiere hacer público las condiciones laborales con las que trabajan los empleados municipales:

De 37,5 horas semanales que marca la norma, tienen la opción de reducirla a 32,5 horas semanales, y a 30 horas semanales en periodos vacacionales.

  • Un mes de vacaciones.
  • 12 días más por asuntos propios y otros permisos legales.
  • Flexibilidad horaria para conciliar la vida familiar y laboral.
  • Reducción de jornada por formación.
  • Reducción horaria en Semana Santa.
  • Reducción horaria en Feria.
  • Reducción horaria en Verano.
  • Reducción horaria en Navidad.
  • Acuerdo en materia de bajas médicas que mejora el de los empleados de la Junta de la Andalucía.

… Y ahora exigen 7 días libres más. De los cuales 3 son de asuntos propios y 4 de enfermedad sin baja médica.

Con esta actitud se está despreciando el esfuerzo que desde el equipo de Gobierno se está haciendo para conseguir la estabilidad económica y financiera del Ayuntamiento en unos tiempos especialmente complejos y muy duros por la abultadísima deuda municipal que nos ha llevado a tener que adoptar severos planes de ajuste económicos.

Esfuerzo que de cara a la plantilla municipal se traduce en la puntualidad en el pago de las nóminas, mantenimiento de los sueldos y de todos los puestos de trabajo. A fecha de hoy se está pagando con puntualidad y no se ha suprimido ni un solo puesto de trabajo en la plantilla. Esfuerzo que hace la ciudadanía puertorrealeña con sus impuestos.

El delegado de Personal quiere transmitir a la opinión pública que la presión sindical no persigue verdaderamente la defensa de los intereses de la plantilla municipal, sino que es una presión claramente política, y que las descalificaciones que lanzan algunos representantes de los empleados municipales obedece a una estrategia que es seguir manteniendo un estado de conflicto y aparentar que su función “de pelea” es importante de cara a sus elecciones sindicales.

FUENTE: Ayto. de Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD