Ayer tuve la oportunidad de leer el bando municipal del Ayuntamiento de Puerto Real cuando me disponía a entrar en mi vivienda. Me parece lamentable que, en pleno siglo XXI, tengan que estar pidiendo a los ciudadanos que se comporten correctamente.

PUBLICIDAD

Dueños de perros que los dejan hacer sus necesidades en cualquier parte y que luego ni se molestan en recoger el “regalito”, gente que escupe y arroja colillas al suelo, por no hablar de los que depositan la basura en pleno centro del pueblo, sin importarles la hora que sea. ¿Dónde ha quedado la urbanidad?

Después nos quejamos de que nos sancionan. Es una pena, pero creo que si se pidieran las cosas por favor y con buenos modales, la gente no reaccionaría, porque piensan que no va a pasar nada si no lo hacen. En mi opinión, a nadie le gusta encontrarse chicles, orina, excrementos ni olor a basura en sus casas. Entonces, ¿por qué no les importa si están en la calle?

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Ojalá que este bando municipal sirva para concienciar a los ciudadanos de Puerto Real de que si cada uno ponemos nuestro granito de arena, todos disfrutaremos de un pueblo donde la urbanidad no brille por su ausencia, sino con luz propia.

Alicia Mariscal

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD