Fernando Sánchez Pizarro nos escribe un artículo para nuestra sección de “Tu Opinión”. Si queréis hacer como él, podéis escribirnos, con vuestros datos, a redaccion@puertorealhoy.es.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Es verdaderamente indiscutible que en algún momento de nuestra todavía “corta vida” no nos hayamos topado con alguna frase anecdótica cuyo inicio suele ser: “Pues cuando yo tenía tu edad …” acompañada de un tono alto, alegre y un gesto que refleja la nostalgia de lo que un día fue.

A todo esto, le suele seguir algún lugar, un tumulto, una fiesta, un buen ambiente que nosotros difícilmente llegamos a reconocer.

Y es que los jóvenes, estamos cansados de las imágenes y de los cuentos del ayer. Básicamente porque nos gustaría haber visto y vivido lo mismo que vosotros … no lo conocemos, no lo sabemos, pero por vuestra forma de hablar .. lo deseamos.

La diferente educación, estilo de vida y vivencias nos pueden llegar a alejar en ciertos pensamientos y conductas, pero a muchos nos unen la imaginación, el respeto, el sentir y el echar de menos.

No todos somos esas plantas arrancadas y desperdigadas por toda la calle.

Normalmente, cuando salimos de nuestro pueblo y convivimos con personas de otros lugares cercanos, ya sea en el trabajo, en el instituto, universidad, etc .. decimos de dónde somos y aparece enseguida una risa o una broma de la que muchas veces, con resignación, tienes que dar la razón. Me ha llegado a suceder personalmente hasta con profesores en mitad de una clase y eso, para cualquier puertorrealeño, no es nada justo.

Intentando olvidar todas esas malas decisiones y gestiones que te han robado tu esencia en muchos rincones, regalado fama y las cuales darían mucho que opinar y frustraciones que mostrar. Te escribo en este mes tuyo para decirte que todavía hay jóvenes que deseamos conocer mundo, pero no dejarte. Que disfrutamos de tu ambiente familiar, de tus pinos y de barquillas en el mar, de caminos que nos regalan historias, de unas copas al fresquito, de un paseo al atardecer y playas que “nos hacen el avío”, de personas trabajadoras que nos regalan una gastronomía local nada que envidiar y de lugares donde verdaderamente se respira paz.

Eres industria, lucha y solidaridad.

Es cierto que hay que cambiar muchas cosas, todos los que llegan te prometen cambios, supongo que será fácil prometer y difícil manejarse en lo que realmente se conoce después.

Pero hay algo complicado de modificar que ninguna sigla o color es capaz de hacerlo, la mentalidad. Y esta de los tuyos es primordial.

Escuchar y apoyar buenas ideas, esforzarnos en recuperar lo que fue nuestro, no tirar por tierra al otro, respetar nuestros gustos siempre que no repercutan en alguna clase de sufrimiento para alguien, etc ..

Hay que hacerles saber que si a la opinión de los demás se le suma el desprecio de la nuestra entonces sí te pueden dar por perdido.

Aun así quiero que sepas que hay jóvenes que todavía presumimos de ti, que nos alegramos cuando pasan cosas buenas y nos enfadamos cuando no respetan lo poquito bueno que se te puede llegar a hacer, tal vez, algún día, podamos llegar a verte como esos veteranos y veteranas nos cuentan.

Feliz 537 años.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD