Tu Opinión: “Contaminación acústica en toda regla”


Tren de la Navidad en Puerto Real

Los que vivimos en Puerto Real llevamos todas estas fiestas ‘sufriendo’ los incesantes pitidos del trenecito. Imagínense por un momento la escena, más propia de una película de Alfred Hitchcock: Venimos del Mercadona cargados de bolsas y vemos al trenecito aparecer ante nosotros en una de las calles más estrechas. De repente, nos damos cuenta de que no tenemos escapatoria … ¡Pasará a nuestro lado sin más remedio! Entonces, nos echamos las manos a la cabeza (y, dicho sea de paso, también a los oídos), rogando que no empiece a tocar el claxon justo cuando pase por nuestro lado, o, de lo contrario, nuestro regalo de Reyes de este año será una consulta auditiva en GAES.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Una de las chicas de la panadería La Espiga, cuya ventana da directamente a una de las calles por las que siempre pita el tren a su paso, me miraba ayer con cara de desesperación y me confesaba que era horrible escuchar esos pitidos tan fuertes durante todo el día mientras trabajaba.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

—Yo no puedo moverme de aquí —me decía resignada—. Un par de veces no pasa nada, pero ¿todo el día?

Ni me imagino cómo debe de ser escucharlo desde tan cerca, porque yo tengo la suerte de vivir algo más lejos y, aun así, el ruido es tan desagradable que a veces me parece estar presenciando uno de los atascos de la M-30 madrileña.

Mi pregunta es:  ¿es que acaso eso no es contaminación acústica? Puedo entender que se trate de una actividad diseñada para el tiempo de ocio durante las Navidades y también creo que el trenecito les hace mucha ilusión tanto a los niños como a los no tan niños, pero ¿no podría limitarse simplemente a tocar las campanitas, que suenan mucho más suaves, en lugar del claxon todo el tiempo? ¿Es que no resultan aplicables  a este tipo de transportes las normas de tráfico sobre contaminación acústica?

Termino estas líneas con mi deseo más repetido en estas fechas: a ver si se le estropea el dichoso claxon al conductor y, ya de paso, el año que viene tenemos un trenecito que no nos ‘toque’ tanto ni el claxon ni la moral.

Alicia M. Mariscal

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous Puerto Real recibirá más de 2 mill. de euros de la PATRICA 2018
Next IU Puerto Real vuelve a denunciar la "falta de gestión" del equipo de gobierno

3 Comments

  1. 24 de enero de 2018
    Responder

    Totalmente de acuerdo contigo, Alicia. Bien que lo hemos sufrido y es que te lo encontrabas en todas partes. He visto como personas de todas las edades se tenían que tapar los oídos y algunas le hacían gestos al “borrico” que lo conducía. En años anteriores, si no recuedo mal sólo se tocaba la campana que llevaba.

  2. 5 de enero de 2018
    Responder

    Si que es verdad que una campana quedaría más fino pero lo de este artículo es quejarse por quejarse y muy dramatizado. Le recomiendo no viajar a grandes ciudades como Londres, Nueva York, Madrid… le podría estallar la cabeza.

    • 22 de enero de 2018
      Responder

      Estimada Marina:
      Gracias por la recomendación. Nueva York es la única ciudad de su lista que me falta por visitar.
      Aunque, por supuesto, respeto su opinión, el artículo pretendía ser irónico y aportar un toque de humor sobre un ruido que, en mi opinión, resultaba excesivo, pero, sobre todo, innecesario.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.