Las elecciones andaluzas son un microclima especial y no son extrapolables a las generales del próximo mes de noviembre, esto es lo que hemos escuchado durante la resaca electoral. Pero… ¿Y las locales?. Si Andalucía es un microclima político singular, Puerto Real tiene biodiversidad suficiente para ser caldo de cultivo de otro gran hito nacional. Aquí ya han resultado cosas tan esperpénticas como los continuos gobiernos castristas, pactos cuatripartitos con PP y PSOE juntos o Andalucistas con mayoría absoluta.

Puerto Real ‘tra-catrá’, expresión para decir que aquí las cosas son diferentes. Tras ver los resultados electorales en las urnas de la localidad y el mensaje amenazante de Mayte Sánchez (Podemos – Sí Se Puede Puerto Real): “hay que echar a los caciques de las instituciones”, hoy el equipo de Maribel Peinado estará bastante preocupado. Lo que es obvio es que el PA como partido tiene las horas contadas, los politólogos apuntan a su extinción por falta de respaldo. Aquí la marca ‘nación andaluza’ la materializa desde hace varios años el PSOE y contra eso no se puede luchar desde la derecha como ha querido hacer el PA. Pero no es el momento de hacer leña de un árbol que nunca se plantó.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Maribel Peinado pronto tendrá que hacer frente a unas locales a lo Susana Díaz, sólo con su marca personal. La alcaldesa cuenta con el apoyo de los sectores conservadores provenientes de la iglesia católica; hermandades y cofradías donde tanto ella como su círculo más cercano tiene importantes vínculos. La inauguración del paseo Andalucía y de la plaza Virgen de Lourdes, que a primera vista prometía ser un caballo de batalla, está volviéndose en su contra cada día que pasa. Las prisas, las lluvias y algún malnacido han sido suficientes para echar por tierra el despliegue y la inversión en marketing político.

Los Andalucistas han acelerado la maquinaria y hay prisas por acabar la plaza de San Telmo y la urbanización de la Huerta de Santa Ana de cara a mayo. En el campo de fútbol Sancho Dávila (una de las mayores vergüenzas de la localidad) ya nos saluda Maribel cada mañana y nos recuerda que avanzamos gracias a su gestión donde falta transparencia y sobra soberbia a más de la mitad de los miembros del equipo de Gobierno.

Esto es Puerto Real y los que somos de aquí deberíamos saber que al puertorrealeño no le gusta el fanfarrón, detesta la prepotencia y odia a los que se creen mejor y más listo que él. Aquí no nos gusta que nos traten como a tontos todo el día vendiéndonos la moto de la buena gestión, como si fuéramos ciegos. Aquí la propaganda no se hace en la SER, ni en el panfleto propagandístico Noticias Locales, aquí la mejor propaganda se hace en la calle, dando la cara, creando discursos empáticos, al mismo nivel del que sufre y siente. Volver a ganar haciendo políticas de derechas en un pueblo enraizado en la izquierda va a ser muy complicado Maribel.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD