Entre las distintas actividades, programas y acciones que el Ateneo Literario de Puerto Real viene emprendiendo desde su reciente fundación hace unos años, las cuestiones e iniciativas relativas a los contenidos de naturaleza histórica cuentan con un espacio propio en la planificación de trabajo de la entidad, en su programación así como en su agenda cultural anual.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Junto a otras acciones de carácter singular, puntual, en este terreno de la divulgación histórica -tales como conferencias singulares- que se llevan a cabo desde esta institución cultural portorrealeña, una de las actividades que vienen desarrollándose de manera periódica en este campo por parte del Ateneo es el programa denominado “Encuentros con la Historia”, que coordina quien suscribe, Manuel Parodi Álvarez, vocal de Historia del Ateneo de Puerto Real; este programa tuvo su primera cita con el público portorrealeño en el pasado año 2017, repitiendo asimismo su presencia en el seno de la programación del Ateneo portorrealeño en este año en curso, 2018.

Centro Cultural "Iglesia de San José" para el Encuentro con la Historia.

Centro Cultural “Iglesia de San José” para el Encuentro con la Historia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

La primera edición de los “Encuentros con la Historia”, la de 2017, se articuló en torno a la Conmemoración del Tercer Centenario del Traslado de la Casa de Contratación de Sevilla a Cádiz en 1717, y se desarrolló en función de una conferencia histórica por trimestre, corriendo dichas ponencias a cargo de los historiadores o divulgadores históricos locales Francisco Pérez Aguilar, Manuel Izco Reina, José Pizarro, y Manuel J. Parodi Álvarez (autor de estas líneas), celebrándose las referidas intervenciones de difusión en distintos espacios culturales de nuestra localidad tales como el Centro Cultural “Iglesia de San José”, la Casa de la Juventud o la propia sede del Ateneo Literario.

Esta segunda convocatoria de los “Encuentros con la Historia” celebraría su primera cita con el gran público el pasado viernes 8 de junio, en la iglesia de San José (a las 19:30h. de la tarde), y correría a cargo del eminente especialista en Patrimonio Histórico D. José Ramón Barros Caneda, doctor en Historia y profesor de Historia del Arte de la Universidad de Cádiz, quien impartió una conferencia titulada “Benjumeda versus Florindo. Nuevas formas, nuevos espacios”.

PUBLICIDAD

Mercado de Abastos de Puerto Real.

Mercado de Abastos de Puerto Real.

En esta ponencia, el Dr. Barros Caneda realizaría un recorrido por la Arquitectura del Puerto Real de finales del siglo XVIII de la mano de dos grandes figuras de la época en la Real Villa, Antonio Ruiz Florindo y Torcuato Benjumeda, maestro mayor y arquitecto respectivamente, que marcaron los ritmos de la Arquitectura monumental (y posiblemente con ello también de las líneas maestras y generales de la disciplina arquitectónica, en buena medida) en el Puerto Real de fines del siglo XVIII y principios del XIX.

El profesor José Ramón Barros comenzaría realizando una puesta al día relativa el panorama de la disciplina arquitectónica en la España del Despotismo Ilustrado y la Ilustración, en la segunda mitad del Setecientos, acercándose a la realidad de la convivencia entre el mundo académico y academicista que comienza a abrirse paso en dicha época y la propia disciplina de la Arquitectura en la España de la Ilustración, cuando los modelos tradicionales (como el representado por los maestros mayores de obras, como Ruiz Florindo) deben comenzar a coexistir con los exponentes de una nueva regulación del oficio, encarnada por los arquitectos, que vienen a ser un reflejo de los nuevos modos de entender las disciplinas del conocimiento, como sería el caso de la disciplina de la Arquitectura (caso de Torcuato Benjumeda).

Caja del Agua, en el Parque de El Porvenir.

Caja del Agua, en el Parque de El Porvenir.

El ponente abordó los perfiles de ambos personajes, Ruiz Florindo (Fuentes de Andalucía, 1746) y Benjumeda (El Puerto de Santa María, 1757), atendiendo a sus orígenes y sus respectivas trayectorias profesionales en Andalucía y, más en concreto, en el contexto de la Bahía gaditana del Setecientos, señalando algunos de los hitos de sus recorridos vitales y profesionales, así como entrando a considerar igualmente diversas cuestiones relativas a sus perfiles humanos, personales, intelectuales y emocionales.

Se detendría el conferenciante a considerar ante el numeroso público congregado en la iglesia de San José los perfiles del barroco Ruiz Florindo frente a los del neoclásico Benjumeda (ahijado y discípulo del también arquitecto Torcuato Cayón, una verdadera referencia en su disciplina en la Historia de Cádiz), señalando cómo cada uno de ellos, Ruiz Florindo y Benjumeda, puede ser considerado como un verdadero representante y un auténtico exponente de un modelo distinto de concebir su arte, su disciplina, y los modos estéticos de su tiempo, estando el sevillano Ruiz Florindo mucho más vinculado con las formas tradicionales del Barroco frente al portuense Benjumeda, más estrechamente inmerso con los modos de un Neoclásico casi minimalista, de una estética nueva que trata de alejarse del Barroco para desarrollar ritmos nuevos y distintos que habrían de reflejarse, en uno y otro caso, en sus respectivos trabajos dentro y fuera de la Real Villa de Puerto Real.

Entre los distintos trabajos de ambos personajes, el Dr. Barros señalaría los principales que tanto uno como otro acometieron en nuestra ciudad; de una parte, al maestro Antonio Ruiz Florindo debemos la canalización de aguas de la época, el acueducto del siglo XVIII (que tantos en Puerto Real conocemos como el “acueducto de Ruiz Florindo”), con la Caja (o Arca) de Agua del Porvenir (erigida en 1781), el Cementerio de San Benito (levantado entre 1798 y 1801, y cuya finalización y puesta en servicio hubo de ser acelerada por mor de la epidemia de fiebre amarilla que asoló a la población en 1800-1801), y el proyecto para un Mercado de Abastos en la Villa (proyecto finalmente no ejecutado -se llevaría a cabo, con modificaciones, el de Benjumeda, que es el que hoy conocemos- y que data de 1791); de otra parte, al arquitecto Torcuato José Benjumeda debemos la construcción de la iglesia de Jesús, María y José (la iglesia de San José, que acogió la conferencia precisamente, levantada por el gremio de carpinteros de ribera entre 1770 y 1794), el Matadero de la Villa (construido por Benjumeda entre 1793 y 1799) y, finalmente, la Plaza de Abastos de Puerto Real, diseñada y levantada por Benjumeda entre 1792 y 1798 si bien no sería rematada 100 por 100 conforme a lo trazado en el proyecto original diseñado por este arquitecto ilustrado, sino con algunas modificaciones respecto a dicho proyecto inicial que serían desgranadas y comentadas por el ponente a lo largo de su más que brillante disertación la tarde del pasado viernes 8 de junio.

En su ponencia, como señalamos, el Dr. Barros Caneda trazaría las líneas maestras del “baile” estético y formal sostenido por Ruiz Florindo y Benjumeda a través de sus obras en la Bahía gaditana y el Puerto Real de finales del siglo XVIII, apuntando que finalmente el primero, Ruiz Florindo, terminaría si bien tímidamente, acercándose a las formas y los ritmos neoclásicos sostenidos por el segundo, Benjumeda, adoptándolos en sus obras incluso.

El conferenciante expuso en su disertación dos formas estéticas coexistentes en el momento de su interés, representadas por los dos arquitectos en cuestión, y entre las conclusiones que aportó en el cierre de su intervención son de apuntar las siguientes: la confrontación de dos modelos de valores arquitectónicos, estéticos y urbanos, la derrota del modelo barroco de ciudad (frente a las nuevas formas estéticas de finales del Setecientos y principios del Ochocientos), la implantación -por ende- de un nuevo modelo de ciudad (frente al de la ciudad barroca), la depuración del lenguaje formal de la arquitectura (igualmente de la mano de las nuevas formas estéticas del momento -encarnadas por Benjumeda), y el valor y el peso de lo funcional como valor arquitectónico, estético y visual, frente a los modelos de las formas barrocas, que se irían viendo superadas en dicha época.

El acto sería presentado por el presidente del Ateneo portorrealeño, Manuel Villalpando, mientras a su vez el profesor Barros Caneda sería presentado por el coordinador del programa de Encuentros con la Historia, el vocal de Historia del Ateneo, Manuel J. Parodi Álvarez.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD