El pasado 30 de marzo, se presentaron en el Consejo de Administración, el Balance y la Cuenta de Resultados correspondiente al ejercicio 2015, que arrojan unas pérdidas de 167 millones de Euros, cifra brutal que bate todos los récords habidos y por haber en la historia de esta empresa.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Independientemente de cómo algunos lo pretendan vestir, los datos son claros y rotundos, una radiografía de la realidad de la empresa desde el punto de vista económico y financiero, que no hace sino corroborar la situación crítica y preocupante que venían denunciando desde hace meses los Comités de Empresa.

A dicha situación se le une el deterioro de la organización industrial y laboral de la empresa, más allá de la nefasta gestión de sus máximos responsables, el Presidente, los actuales gestores que le acompañan en este fracaso anunciado y el cúmulo de despropósitos a los que hemos asistido en los últimos años.

Desde la Representación de los Trabajadores exigimos que asuman las responsabilidades de su caótica gestión al frente de esta empresa y desde la coherencia, adopten decisiones acordes con los resultados obtenidos en dicha gestión, que no hizo sino llevarnos a una situación insostenible.

Pero lo más importante, es que esta situación exige a gritos una serie de actuaciones inmediatas para resolver los problemas estructurales que padece esta empresa en un marco de negociación con los trabajadores y trabajadoras.

Los Comités de empresa de las factorías de la Bahía de Cádiz, ante los problemas estructurales que vienen lastrando la viabilidad de Navantia, exigimos al Gobierno y la Sepi la autorización a la empresa para la presentación del Plan Industrial para la inmediata apertura de la negociación con la Representación Social. Plan que aborde cuestiones vitales para su continuidad como grupo de construcción, reparaciones y sistemas navales:

  • Carga de trabajo para todos sus centros garantizando así el empleo en las comarcas donde se asientan los mismos.
  • Rejuvenecimiento de las plantillas que palíe los desequilibrios actuales de las mismas y la avanzada edad media que ostentan.
  • Saneamiento económico y financiero a través de una inyección de capital que garantice su sostenibilidad.
  • Plan de inversiones en I+D+I, modernización de las instalaciones.
  • Programas de formación permanente para intensificar la cualificación de los trabajadores y trabajadoras.
  • Regulación de la industria auxiliar garantizando al máximo la estabilidad de los trabajadores.
  • Respeto a la igualdad de oportunidades.
  • Transparencia en las contrataciones del personal y marco único de relaciones laborales que englobe a toda la plantilla sin excepción.

FUENTE: Comités de Empresa Navantia Bahía de Cádiz

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD