Con toda la polémica desatada con la construcción de las corbetas para Arabia Saudí en el astillero de San Fernando, la falta de carga de trabajo en el astillero de Navantia en Puerto Real y la diferencia económica de los Presupuestos Generales del Estado para la planta puertorrealeña y las gallegas, parece que una de las puertas se vuelven a abrir para el astillero de Matagorda.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Durante la inauguración del parque Wikinger, en Alemania, la directora comercial de Navantia, Sofía Honrubia, tuvo palabras para un proyecto que podría mantener carga de trabajo en el astillero de Puerto Real. Nuevamente sería a través de la energía eólica marina mediante un contrato que Iberdrola adjudicará a principios de 2019 para construir un parque de eólica marina que está promoviendo en la Bretaña francesa, el de Saint Brieuc, que tendrá 496 megavatios de potencia,  y en cuya licitación participa la alianza formada por Navantia y la asturiana Windar Renovables.

«Tenemos confianza, llevamos tiempo trabajando en ello y esperamos poder conseguir el contrato», señaló ante los medios Sofía Honrubia, que no dudó en afirmar que «tenemos confianza en participar en los proyectos de la Bretaña francesa y en los de EE UU, son oportunidades a corto, medio y largo plazo muy interesantes para Fene y Puerto Real».

Y es que, el parque francés podría ser el siguiente del que se beneficiaría la planta de Puerto Real, y con miras a una inversión de 2.400 millones de euros que Iberdrola pretende hacer en Estados Unidos, donde también podría construirse un nuevo parque eólico en el estado de Massachusetts. «El sector de la eólica marina está en expansión y oportunidades tenemos todas. Esperamos y confiamos en que haya nuevos pedidos», finalizó.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD