El vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, ha lamentado hoy la situación padecida por los extrabajadores de la factoría gaditana de Delphi que no pudieron acogerse a las prejubilaciones, aunque ha subrayado que el Gobierno andaluz ha “intentado ayudar en la medida de sus posibilidades”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Jiménez Barrios ha hecho estas manifestaciones, en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno, al ser preguntado por esta cuestión al cumplirse diez años del cierre de la factoría de la multinacional de automoción en Puerto Real.

“Ha sido una situación compleja, difícil, en la que cerca de 1.800 trabajadores sufrieron una dura reconversión y la Administración andaluza intentó ayudar y lo hizo en la gran mayoría de los casos”, ha respondido, en referencia a los empleados que pudieron acogerse a las prejubilaciones.

Ha agregado que lo ocurrido durante este tiempo es “conocido”, pues la Junta “no pudo llegar al conjunto de los trabajadores”.

“El Gobierno andaluz siempre respeta las actuaciones de los trabajadores porque han sufrido, pero indudablemente no puede dejarse de poner de manifiesto que hemos intentado ayudar en la medida de las posibilidades”, ha insistido el también consejero de la Presidencia y Administración Local.

Ha considerado, además, que hay que tener en cuenta “el contexto en el que se produjo y el contexto de hoy, que es muy diferente a lo que ocurrió en aquel momento y a la actuación de la Junta entonces”

FUENTE: EFE

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD