Historia de Puerto Real: Apuntes sobre nuestra Historiografía Antigua (III)


Ruinas del Puente Melchor, en Puerto Real
Ruinas del Puente Melchor, en Puerto Real

Continuando con nuestro recorrido por la Historiografía arqueológica portorrealeña cabe apuntar que si bien podemos señalar que los primeros pasos de la Arqueología y la Historia Antigua en lo que respecta a Puerto Real, especialmente lo poco que precede a César Pemán y María José Jiménez Cisneros, puede ser jovialmente calificado como la “búsqueda del Portus Gaditanus” (sic), a partir de este investigador va a variarse de enfoque, algo de lo que en buena medida es responsable él mismo; ahora se tratará no de seguir la tradición y mantener los lugares comunes (hasta ese entonces) sobre la identidad entre el renombrado puerto romano de los Balbo y el término de la Villa, sino de estudiar los yacimientos arqueológicos de la zona sin dejarse llevar por prejuicios tradicionalistas, de manera que la reconstrucción del pasado no siguiera siendo tributaria y deudora de preconcepciones y aun de semiprejuicios que se deben a la formulación de una simple (y casi sistemática) repetición axiomática de sus enunciados desarrollados a lo largo del siglo XIX (especialmente en la segunda mitad de dicha centuria).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Parece beber directamente Pemán de las obras de G.E. Bonsor Saint-Martin, quien con sus estudios sobre el ámbito del Guadalquivir entre los que es de destacar la expedición por el río, itinerario fluvial arqueológico plasmado en su estudio de título Expedición arqueológica a lo largo del Guadalquivir (que sólo vería la luz por primera vez en castellano en 1989, en Écija), obra a la que se suman sus estudios sobre Las colonias agrícolas prerromanas del Valle del Guadalquivir (igualmente Écija, 1997) y “Los pueblos antiguos del Guadalquivir y las alfarerías romanas” (artículo aparecido originalmente en la Revista de Archivos, Museos y Bibliotecas en 1901) marca un verdadero punto inicial en el análisis de la arqueología y la economía antiguas de la antigua prouincia romana de Baetica, creada por Augusto.

Jorge (o George) Bonsor, inglés de Huelva, ingeniero que desarrollaría su labor histórica a caballo entre los siglos XIX y XX, estudia la relación entre las vías de comunicación (especialmente en lo que se refiere a las vías acuáticas interiores, como ríos, esteros, canales, marismas…) y la presencia de yacimientos arqueológicos de la Antigüedad en el valle y curso del Baetis-Guadalquivir. Precisamente este principio de la relación entre vías acuáticas y yacimientos romanos de producción (alfarerías, fábricas de ánforas -las figulinae o figlinae) que formula Bonsor para el Baetis sería retomado por César Pemán (sin demasiado detenerse a citar fuente, acaso) para el ámbito geográfico específico de la Bahía de Cádiz, de forma que con ello se permite, por primera vez, el poderse plantear unas bases adecuadas para un mejor entendimiento de la ordenación del espacio (o de ciertos hitos dentro de dicho espacio) en la época romana en la Bahía gaditana.

Tipología anfórica romana según Enrico Dressel
Tipología anfórica romana según Enrico Dressel

Edward Bonsor por lo que se refiere al ámbito general bético y C. Pemán Pemartín en el más específico de la Bahía de Cádiz representan y constituyen dos referencias aún imprescindibles para poder entender el sentido del desarrollo de los estudios sobre economía y organización de la ocupación del territorio en época romana (especialmente en época altoimperial) en los marcos citados. Junto a los estudios de Pemán Pemartín para este espacio de la bahía gaditana es necesario destacar igualmente, como venimos anotando, los no menos pioneros (y muy significativos desde el punto de vista arqueológico) estudios y trabajos de la investigadora gaditana Mª. José Jiménez Cisneros.

Puede decirse que con la labor de Jiménez Cisneros comienza verdaderamente la investigación arqueológica sistemática en (y sobre) el término municipal de Puerto Real, y muy en especial en lo que atañe al trabajo arqueológico de campo. Esta investigadora pionera en su campo publicaría en 1953 una no por breve menos interesante referencia al tema general de la arqueología en Puerto Real bajo el título “Cádiz. Puerto Real” (que aparece como la nota nº 662 del Noticiario Arqueológico Hispano II, nºs. 1-3, de 1953 y se publica en Madrid en 1955); este breve (realmente una “noticia arqueológica”, de ahí su inclusión en el dicho N.A.H.) viene a suponer un interesantísimo hito en el campo de la Historiografía portorrealeña, puesto que es el primer ejemplo de trabajo sobre Historia Antigua (artículo, suelto, libro…) en el que aparece directamente mencionado el nombre de Puerto Real vinculado a una referencia arqueológica concreta y específica, constituyendo la Antigüedad en el solar de esta localidad uno de los ejes definidores del estudio.

César Pemán
César Pemán

Junto a este breve apunte sobre la Antigüedad en Puerto Real, Jiménez Cisneros resulta asimismo innovadora por varios motivos; así, debemos a su autoría la inclusión del reducido entorno del término municipal de la Villa portorrealeña en la bibliografía específica, arqueológica, de carácter científico más allá de nuestras fronteras; de esta forma el solar antiguo portorrealeño contaría desde 1958 con una publicación dedicada al mismo en lengua alemana (de título “Beobachtungen in einem Römischen Töpferbezirk bei Puerto Real, prov. Cádiz”, aparecida en el número 36 de la revista Germania en el antedicho año 1958).

Un aspecto más en el que Jiménez Cisneros y su tarea resultan también innovadoras es aquel relacionado con las obras generales: su libro Historia de Cádiz en la Antigüedad (estudio monográfico de obligada referencia aún hoy, y de permanente validez, publicado en Cádiz en 1971) es, en líneas generales, el primer libro específicamente dedicado a la época antigua gaditana (desde una óptica, además, que podemos definir como arqueológica), en donde además aparecen recogidos los yacimientos del término de Puerto Real que habían sido hasta entonces reconocidos y excavados por la misma autora, como son los de “Paso a Nivel-Puente Melchor” y “[Pinar de] Villanueva”, situados ambos en las inmediatas afueras del casco urbano de la localidad, en dirección a San Fernando y junto a la carretera N-340 (hoy autovía), en el entorno inmediato de la zona arqueológica en torno al Barrio de Jarana.

Jorge Bonsor
Jorge Bonsor

Estas primeras y “clásicas” excavaciones serán ya desde entonces seguidas por otras que brindarán un mejor conocimiento de la Historia a través de nuevos yacimientos; la investigación, antes inexistente, sobre la Antigüedad en Puerto Real (y en el conjunto de la provincia de Cádiz -en líneas más generales) será abordada siguiendo criterios científicos (a partir de los estudios de Jiménez Cisneros), quedando abandonada -salvo en los determinados “saltos” atrás que se produzcan de modo puntual- la otrora tan en boga “búsqueda” (por así decirlo) del Portus Gaditanus en el solar y territorio de la Villa de Puerto Real; la identificación de este establecimiento industrial y comercial romano con algún “pedazo” del término portorrealeño no ha sido olvidada por completo, empero, pero sí resulta contemplada desde una óptica dotada de rigor científico y suficientemente bien alejada -excepto en algún caso aislado- de los tópoi recurrentes de otras épocas pasadas. De este modo, esta localidad (Puerto Real) y su correspondiente término municipal se encontrarán incluidos finalmente en la corriente general de estudios sobre la Bahía gaditana (y sobre Andalucía) en la Antigüedad.

Cabe señalar igualmente que junto a la inclusión del término portorrealeño en estudios específicos a partir de los años cincuenta del pasado siglo XX, el Patrimonio arqueológico (lo que es decir, histórico) de Puerto Real comienza a aparecer también (y de forma creciente) en diversas -y aun numerosas- publicaciones especializadas (artículos, breves, noticias y libros sobre Historia Antigua y Arqueología) de carácter general a lo largo de las décadas de los años cincuenta, sesenta y setenta del referido pasado siglo XX.

Junto a los estudios generales ya mencionados hemos de hacer referencia a la aparición de trabajos que tratan de forma directa el pasado “antiguo” de las tierras del rincón de la Bahía gaditana ocupado por el moderno término municipal de Puerto Real, bien en sí mismo, caso del análisis de la investigadora portorrealeña Mª.D. López de la Orden sobre los “Hornos cerámicos romanos en el Olivar de los Valencianos (P. Real)”, publicado en el Boletín del Museo de Cádiz, II, 1979-1980, bien incluyéndolo en una dimensión zonal de mayores perspectivas, como en el caso del trabajo del profesor Genaro Chic García, catedrático de Historia Antigua de la Universidad Hispalense) acerca de “Gades y la desembocadura del Guadalquivir”, publicado en la revista Gades, nº, III, en 1979, o del artículo del mismo profesor Chic García (et alii) acerca de “Un posible enlace entre las marismas del Guadalquivir y el Guadalete durante la Antigüedad Clásica”, que viera la luz en la “V Reunión del grupo de Trabajo sobre el Cuaternario”, tenida en 1981).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous Antonio Sanz pide "explicaciones urgentes" a Navantia por no apoyar el quinto petrolero
Next Suma y sigue del Puerto Real CF ante la Juventud de Prado del Rey

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.