Editorial: “Déjà vu”


22 de Febrero de 2007. La compañía norteamericana Delphi anunciaba a los trabajadores de la planta instaurada veinte años antes en Puerto Real su firma e irrefrenable decisión de cerrar su fábrica. El motivo pérdidas millonarias y la incapacidad para asumir las nuevas inversiones necesarias para cambiar el rumbo económico a esta planta.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Cualquiera que goce de algo de memoria, la suficiente para remontarse hasta aquel fatídico mes de Febrero 2007, no le cogerá nada de nuevas a la hora de analizar el conflicto que se vive desde hace más de un mes con Airbus Puerto Real.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Si como algunos medios (La Voz de Cádiz o SER) se han atrevido a afirmar en los últimos días, la compañía tiene decidido anunciar esta semana el cierre de la factoría de la Villa tras haber sido inaugurada en 1988. Otro edificio más que quedará vacío en una ciudad, Puerto Real, y una Bahía de Cádiz que se desangra.

Pedro Sanchez, Presidente del Gobierno, y Juanma Moreno, Presidente de la Junta de Andalucía, serán de anunciarse el cierre, los tristes sucesores de José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves, en el conflicto de Delphi. Un conflicto en el que anunciaron y prometieron “no dejar tirados” a los trabajadores.

Luego… ya vimos lo que sucedió. Caso ERE, cursos de formación… todo ante una sangría que incluso se llevó por delante vidas humanas de trabajadores que no pudieron sacar adelante a sus familias después de tal varapalo por parte de los gobernantes. Ahora, puede que la historia se repita.

El posible cierre de Airbus Puerto Real no solo podría acabar con los empleos en la factoría de la Villa, sino también en los miles de puestos de trabajo que conforman una industria auxiliar que cada vez está más mermada y dependiente del otro gran gigante que muchos esperan que agonice, Navantia.

Cuando usted, querido lector, lea estas líneas. Imagine la estampa desde la puntilla del muelle mirando hacia el oeste. De primera, podrá ver la factoría de Airbus Puerto Real; tras ella, los edificios de la factoría de Delphi, aún en pie; por último, los pórticos de Navantia Puerto Real.

Puerto Real no merece más la sangría de empleos. Puerto Real ha sido y siempre será una zona industrial próspera. Solo hace falta que confíen en la mano de obra y que los políticos de nuestro país estén a la altura de lo que una gran región demanda de ellos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous Jesús Cantero buscará su billete para Tokio 2021 en Portugal
Next El Puerto Real CF sigue creyendo en la permanencia (1-2)

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.