La residencia de adultos ‘María Luisa Escribano’, a cargo de Asprodeme en Puerto Real, ha visto como en los últimos días han aumentado los casos de enfermos con Coronavirus (COVID-19) en sus instalaciones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Según han informado fuentes de la Asociación Asprodeme a Puerto Real Hoy, el foco de la infección comenzó el pasado sábado, con uno de los trabajadores dando positivo por COVID-19. Las dos residencias, contigua una de la otra, ya estaban tomando medidas de prevención semanas antes de la declaración del Estado de Alarma, por lo que se prevé el control total de la situación. “Habíamos tomando medidas de seguridad mucho antes del Estado de Alarma, pero hay cuestiones que son inevitables”, señalaban desde la Fundación.

Tras el primer positivo, otra trabajadora también quedó infectada al decretarse infectada el pasado miércoles. Una infección que, más tarde, ha llegado también a dos usuarios, los cuales no salen ni entran del centro desde la declaración del Estado de Alarma.

Ante esta tesitura, la Fundación decidió aislar a los mismos en una sola planta del edificio, aislando también ambas residencias una de la otra para evitar nuevos contagios entre sus usuarios. Ahora, se espera la buena evolución de los cuatro afectados para poder volver a la normalidad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD