Flyadeal, subsidiaria de Saudi Arabian Airlines, ha cancelado un contrato de hasta 5.900 millones de dólares –5.260 millones de euros– que había acordado con la americana Boeing para renovar su flota y ha hecho un pedido de 30 aviones con su competidora europea Airbus.

De esta forma, Saudi Arabian Airlines se convierte en la primer aerolínea en descartar el 737 Max tras los accidentes mortales de Lion Air y Ethiopian Airlines, que causaron 346 fallecidos. Casi 400 aviones de la familia Max se mantienen en tierra tras los accidentes y la necesidad de revisar el software de las aeronaves.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Ahora, comprará cincuenta naves de la familia A320neo de Airbus. El acuerdo se habría cerrado el mes pasado, en la feria de París del sector.

El 737 Max, que prometía más asientos y menores costos operativos que su competidor Airbus, era el avión más vendido de Boeing, acumulando más de 4.800 pedidos en todo el mundo. En diciembre de 2018, llegó a un acuerdo con Flayadeal para la venta de treinta 737 Max con la opción de comprar veinte más, en un acuerdo valorado en hasta 5.900 millones de dólares en base al precio oficial. Aunque sujeto a los términos y condiciones finales, se consideró una gran victoria para Boeing, dado que Flyadeal operaba hasta el momento una flota de Airbus.

La compañía con sede en Chicago dijo en un comunicado a la agencia AP que no hace comentarios sobre clientes. Es más, Boeing dijo que está orgullosa de su larga asociación con la industria aeronáutica de Arabia Saudí. “Deseamos al equipo de Flyadeal lo mejor conforme desarrolla sus operaciones”, afirmó la empresa que ha perdido el contrato.

La planta de Airbus en Puerto Real se beneficiará del nuevo contrato obtenido por el consorcio europeo de aviación, ya que en la misma se desarrolla el timón de cola de las aeronaves A320Neo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD