El PSOE ha puesto a funcionar la máquina de humo y se ha sacado de la manga una plataforma logística para esconder las vergüenzas de la gestión con Delphi y el fracaso del Parque Tecnológico e Industrial de Las Aletas.

Los socialistas han puesto el grito en el cielo por las críticas del Gobierno puertorrealeño (Sí se puede – EQUO) que tachan la iniciativa de nueva mentira.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

¿De qué se extrañan? El PSOE no tiene credibilidad en materia de empleo. No ha cumplido ninguno de los compromisos que ha contraído con la Bahía. Los responsables de la Consejería, durante años, no han hecho más que trincar y colocar en fundaciones satélites a una camarilla de estómagos agradecidos.

Casos como el de los ERE con 855 millones de euros bajo sospecha, con 270 imputados; el caso Bahía Competitiva con 21 millones en paradero desconocido; o el de los Cursos de Formación con 3.000 millones extraviados y con 196 imputados. No hay que citar muchos más ejemplos para contabilizar casi 600 imputados y 4.000 millones de fondos públicos bajo la lupa judicial. De prejubilaciones ficticias, mariscadas, farlopa y putas mejor no hablamos.

¿Es para desconfiar?

Es para decir, y con razón, que el PSOE ejerce de ‘Trilero’. El alcalde no es ningún lumbreras, no hace falta serlo para darse cuenta que este nuevo proyecto no es más que otro fracaso. Ya está bien de tragar y tragar.

Suelos industriales hay de sobra, los hay y están abandonados. Gástense el dinero en poner en valor La Cabezuela y El Trocadero, y traigan de una vez por todas una empresa a los suelos de Delphi, como prometieron y llevan prometiendo en campaña 12 años.

Ojalá llegue el día en el que los políticos se dejen de megalomanía económica y se trace una estrategia productiva real para la comarca. Un proyecto único, que nos distinga del resto. Aquí ya estamos cansados de aventuras y polígonos vacíos, de falsas esperanzas y empresas cerradas. Señores de la Junta vayan a vender humo a otra parte que aquí ha empezado a soplar fuerte el levante.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD