Puerto Real ha vivido este mediodía una jornada de concentración en repulsa por los ataques que ha recibido en las últimas semanas la comunidad senegalesa afincada en nuestra localidad. Por este motivo, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) convocó una concentración este lunes en repulsa por lo sucedido, cuyo presunto autor ha sido puesto a disposición judicial por la Policía Nacional, que investigaba el caso.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

“Lo realizado por una persona no tiene que ver con el resto de vecinos, la Villa de Puerto Real siempre nos ha acogido y ha mostrado su solidaridad, especialmente durante los meses del confinamiento donde muchos de los que estamos aquí hemos pasado momentos muy duros”, señalaba Ibrahima, miembro de la comunidad senegalesa de Puerto Real como parte del manifiesto leído.

“Hechos como este son un caso aislado, pero cada vez más frecuentes. Es el reflejo del racismo y xenofobia que se está extendiendo en muchos lugares del mundo y ahora en España, fomentado por grupos políticos de extrema derecha”, añadió. “Al igual que somos personas agradecidas, somos personas que vamos a seguir luchando por nuestros derechos, por eso estamos hoy aquí para mostrar nuestra indignación por lo ocurrido. No son fruto de la casualidad, sino ataques a nuestra comunidad. Estos hechos pueden constituir delitos de odio. Damos las gracias a todos los presentes, y no toleraremos más manifestaciones racistas y menos en esta sociedad a la que pertenecemos y estamos orgullosos”, finalizó.

Amin Souissi, miembro de la APDHA, quiso recalcar que en los últimos días la cifra de agredidos por parte del ya detenido por la Policía Nacional ha subido a tres, después de localizar a un miembro de la comunidad senegalesa con heridas del mismo motivo. De hecho, el último incidente del pasado jueves, ha provocado que el herido por bala aún tenga la misma en su interior, por lo que tendrá que esperar varios días hasta que se la retiren.

Elena Amaya, en nombre de Ayuntamiento de Puerto Real, así como representantes de la Corporación Municipal también apoyaron la concentración convocada por APDHA, que reunió a más de un centenar de personas en la Plaza de Jesús de la Villa. Amaya mostró su agradecimiento a la comunidad. “Lo que ha ocurrido es una mancha al pueblo de Puerto Real y esta no va a quedar indemne. Desde la Administración Local haremos todo lo posible para que no se vuelva a repetir y no pase desapercibido. El pueblo de Puerto Real os abre las puertas y estas puertas también son las vuestras. Ninguna persona es ilegal”, señaló.

“Desde nuestra Asociación vamos a contactar con el Fiscal que lleva los delitos de odio, porque creemos que estos hechos pueden constituir un delito de estas características”, señaló Amín Souissi, miembro de APDHA sobre lo ocurrido en los últimos días.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD