Manuel Piñero, funcionario del Ayuntamiento de Puerto Real, tendrá que ser readmitido en su puesto original de trabajo, después de que el Consistorio le sustituyera de su puesto, sin justificación, y fuera trasladado a otro diferente al que ocupaba. El Juzgado declaró la “existencia de vulneración de los derechos fundamentales” en la conducta de la Corporación. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El pasado 20 de Noviembre, el Juzgado de lo Social Nº1 de Cádiz dictó sentencia en uno de los casos de trabajadores desplazados, sin justificación, de su puesto de trabajo original en el Ayuntamiento de Puerto Real. Hablamos del caso de Manuel Piñero, puertorrealeño y trabajador del Ayuntamiento de Puerto Real desde el año 2007 prestando servicios a la Jefatura de la Policía Local.

Todo comienza a torcerse cuando Piñero, cumpliendo con su cometido, comienza a acumular horas extras, las cuales son computables por por 1,75 horas de tiempo libre. De hecho, en la sentencia a la que ha tenido acceso Puerto Real Hoy, se puede comprobar que “desde el 17 de Julio de 2013 hasta la fecha he realizado 132 horas extras. Que no habiéndose compensado en el plazo de 4 meses de su realización es por lo que sigue superándose el límite legal y convencional establecido”.

Desde el 19 de Febrero de 2014, Piñero, quien ha estado asesorado en todo momento por el gabinete jurídico de Comisiones Obreras en Cádiz -sindicato al que pertenece como representante de los trabajadores en el Ayuntamiento de Puerto Real- ha estado presentando distintas solicitudes e instancias, solicitando que se arreglara su problema o bien denunciando, incluso, la presencia de la Policía Local en su domicilio. De hecho, el Ayuntamiento resolvió las distintas reclamaciones “previas, concediéndole el periodo de descanso compensando las horas extras realizadas”. Piñero disfrutó de su descanso por las horas extras trabajadas, pero la sorpresa se la llevaría al reincorporarse el 7 de Julio de 2014.

“El problema no lo genera el trabajador, sino la falta de recursos humanos”

Mientras tanto, el Inspector Jefe de la Policía Local, Francisco Carlos Moreno, informó el 2 de Junio de 2014 de que “debido a los últimos acontecimientos acaecido en los que ha sido protagonista el Sr. Manuel Piñero, se ha demostrado que no reúne las condiciones necesarias para prestar servicio en esta Jefatura por lo que se solicita que, de manera inmediata, se proceda a su relevo y se plantee la posibilidad de enviar a esta Jefatura no sólo un sustituto, sino dos, para poder así atender las necesidades que planteen a diario sin tener que recurrir a horas extras o PMD que, a la larga, sale más caro para las arcas municipales”.

La sentencia recoge lo ocurrido posteriormente al 7 de Julio, cuando se incorpora Manuel Piñero. El Técnico de Infraestructuras comunica a Piñero que con esa fecha deja de prestar servicios en el Equipo de Tráfico, pasando a desempeñar funciones en las instalaciones de Vías y Obras, siendo otro trabajador el que lo sustituya en su puesto original.

En los Fundamentos de Derecho, la jueza que instruye el caso afirma que “el presente procedimiento de Tutela de Derechos Fundamentales se centra en la conducta que denuncia de represalia por haber reclamado sus derechos por descanso por horas efectivamente realizadas, y efectivamente la demandada le debía dicha compensación, lo que le fue reconocido como no podía ser de otro modo, no obstante, también ha quedado acreditado que inmediatamente de haberlas disfrutado, el empresario -el Ayuntamiento- procede a la modificación funcional sin justificación alguna, siendo que en el acto del juicio se constata que los motivos que se han tenido en cuenta para su traslado, van contra el Convenio Colectivo de aplicación y contra los derechos sindicales”.

“El fallo señala que condena “al Excmo. Ayuntamiento de Puerto Real, a la reposición de la situación al momento anterior a producirse el cese”

“De ello, se puede deducir -continua la sentencia- que el problema no lo genera el trabajador sino la falta de recursos humanos, y la imposibilidad de la empresa de cumplir con los derechos de los trabajadores, y distribución del derecho de compensación de las horas de descanso y las vacaciones”, añade la jueza, quien además afirmá que “no se le puede reprochar al demandante por el uso de su crédito sindical, en cuanto al perjuicio que provoca a su compañero”.

“El demandante como representante de los trabajadores no debe sufrir un potencial efecto disuasorio en sus derechos para decidir”, continúa la sentencia, que finaliza en sus fundamentos declarando “la nulidad de la conducta de la Corporación y condenando a la demandada al cese de los comportamientos que atentan contra los derechos del demandante, y ordenando la reposición de la situación al momento anterior a producirse su cese en el Equipo de Tráfico”.

En el Fallo, y tras estimar parcialmente la demanda, la Magistrada que lleva el caso declaró “la existencia de vulneración de los Derechos Fundamentales y Tutela Judicial Efectiva y vulneración de la Garantía de Indemnidad, en la conducta de la Corporación y condeno a la demandada al cese inmediato del comportamientos que atenta contra los derechos del demandante”. Además, el fallo señala que condena “al Excmo. Ayuntamiento de Puerto Real, a la reposición de la situación al momento anterior a producirse el cese en las funciones que venía efectuando en el Equipo de Tráfico, a D. Manuel Piñero Borrego”.

Una sentencia que vuelve a dejar de manifiesto algunos tratos por parte del Consistorio hacia algunos trabajadores municipales y que, tras esta sentencia, podría haber marcado un antes y un después. Pese a ello, esta sentencia no es firme, ya que cabe contra ella recurso de suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en Sevilla. El Ayuntamiento tenía cinco días para anunciar dicho recurso, aunque, según ha podido saber Puerto Real Hoy, no hay indicios de que ese recurso haya sido comunicado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD