PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

La jornada del Jueves Santo es de las más intensas de la Semana Santa, al celebrarse los santos oficios que rememoran la pasión del Señor.

Así en la parroquial de María Auxiliadora, pasados un par de minutos de las siete de la tarde, la Hermandad de Jesús Cautivo ponía su cruz de guía en la plaza, comenzando la estación de penitencia que más metros recorre en la localidad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El Señor de Medinaceli volvió a entronizarse en un monte de claveles rojos, que en esta ocasión ha sido rematado en las esquinas del paso y el frontal por centros de la misma flor, combiandos con lirios morados.

20150402_cultura_medinaceli_02

PUBLICIDAD

El Señor recuperó tras el paréntesis del pasado año su túnica color morado, y su caminar fué acompasado por un toque sordo de tambor durante toda la noche.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Cuando la Hermandad del Cautivo realizó estación de penitencia en la Prioral, los hermanos de la Cofradía de Jesús Nazareno ya estaban preparados para comenzar su estación de penitencia con el Señor de Puerto Real y su bendita madre del Mayor Dolor.

Y así ocurrió, a las 10 de la noche algunos minutos después de que pasase la Hermandad del Medinaceli, las moradas túnicas y altos capirotes que preceden al paso de Jesús Nazareno se hicieron presentes en el atrio de la Prioral.

Nuevamente los raíles fueron necesarios para permitir la salida de los pasos del interior del templo, ante la estreches y poca altura de la puerta lateral del templo.

PUBLICIDAD

Cuando Jesús Nazareno comenzó su caminar lento y cadencioso por las calles de la localidad, negros penitentes lo siguieron para dar luz al cortejo que antecede al paso de María Santísima del Mayor Dolor.20150402_cultura_jueves_santo_02

Pasada la 1 de la madrugada del ya Viernes Santo, la Hermandad realizó estación de penitencia en la Antigua Iglesia Conventual de la Victoria, para encaminarse de vuelta hacia su templo.

A esas horas, la corporación trinitaria del Cautivo ya completaba los últimos metros de su anual itinerario.20150402_cultura_virgen_jueves_santo_01

La noche de Jesús no quiso brillar al completo en esta ocasión, pues el fuerte viento de levante, así como una sensación térmica bastante desapacible hicieron de esta jornada una lucha constante del los cofrades por mantener el buen hacer de floristas, y mayordomías.  Aun así, era Jueves Santo y el Señor estaba en la calle, por lo que no faltó público a pesar de todo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD