La primera “Noche Blanca” en Puerto Real pasará a la historia por su gran acogida. Al menos, es lo que se pudo ver por la Calle de La Plaza durante este sábado, con un grandísimo ambiente que invita a pensar en próximas ediciones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Y es que comerciantes y restauradores puertorrealeños pudieron beneficiarse del ambiente de las calles, que estuvo animada desde las nueve de la noche de varios espectáculos organizados para la ocasión por el Ayuntamiento de Puerto Real, con la colaboración del Ateneo Literario y la Asociación de Empresarios y Comerciantes.

Teatro, flamenco, carnaval, magia, música, baile y cultura que se repartió por toda la localidad y que fue un plan perfecto para todos aquellos puertorrealeños, o no, que quisieron disfrutar de un agradable sábado en nuestra Villa. 

“El balance es muy positivo”, expresaba el Concejal de Cultura y Fiestas del Ayuntamiento de Puerto Real, Alfredo Charques, a Puerto Real Hoy. “Mucha participación, muy buen ambiente y la prueba de que la cultura es atractiva y moviliza”, añadió el Edil, quien quiso agradecer públicamente a la Asociación de Comerciantes y Empresarios “por su colaboración e implicación”, así como al Club Fotográfico 76 Juan Rivera “que estuvo toda la noche de Safari para dar cuenta de lo que sucedió” y al Ateneo Literario por su “por su colaboración en la organización del concurso de microrrelatos”.

Asimismo, agracedió a la ciudadanía “por su participación, que es una parte fundamental”. Por otro lado, Charques destacó el tremendo éxito que supuso para la juventud puertorrealeña y llegada desde otros lugares. “Hemos tenido visitas de todos lados de la Bahía. Y hemos ofrecido una alternativa de ocio joven, los jóvenes han respondido y ha participado”, afirmó Charques.

“Hemos convertido el Conjunto Histórico Artístico de Puerto Real en un gran escenario en el que la ciudadanía ha podido disfrutar de jazz, swing, flamenco, rap, teatro, magia, danza aérea, carnaval, una oferta muy variada y diversa, para todos los públicos, y hemos ofrecido una alternativa de ocio joven, que era uno de los objetivos fundamentales de la cita. Además, hemos reforzado la imagen del casco urbano de Puerto Real como espacio para el turismo y el ocio con una ruta turística guiada que organizó la Delegación de Turismo”, explica Charques.

Certamen de Microrrelatos

Una de las actividades para esta Noche Blanca de Puerto Real 2017 fue el concurso de microrrelatos que contó con la colaboración del Ateneo Literario de Puerto Real. En esta edición se pedía que los relatos incluyeran varias palabras clave, dividiéndose a su vez en dos categorías, para mayores y menores de 18 años.

En la categoría de menores de 18 años, el ganador fue Daniel Quintana Valbuena, con “La vi pasar”:

La vi pasar, era un reflejo blanco. Lo vi a la perfección en la oscuridad de la noche. Me pregunté si era mi imaginación o si era real. Al pasar un rato, me olvidé de lo que había pasado y fui a ver un espectáculo, ya que esa noche había fiesta en mi pueblo. Ya sobre las doce de la noche, me aparté de mis amigos. Yendo para mi casa volví a ver esa luz blanca de nuevo, como un parpadeo que estaba posado en el puerto al lado de una barca. Me acerqué con precaución y lo vi de cerca. Era una especie de luz que nunca se apagaba y en el negro de la noche se distinguía perfecto. En ese momento me fui y dejé la luz allí. A la noche siguiente, me acerqué a mirar y la luz no aparecía. En ese instante me di cuenta de que la noche blanca estuvo ahí y yo la vi“.

Por otro lado, en la categoría de mayores de 18 años, el primer premio fue para Sergio Manuel Moreno Domínguez, con “IN ITINERE”:

“Cuando llegó, aquel olor a cieno le parecía insoportable. Extrañaba su hogar y el silencio de la noche la angustiaba enormemente.
Con el paso de los días, fue aprendiendo a amar aquella tierra extraña. Donde antes sólo olía a fango, ahora que le tocaba partir, sentía el embrujo marinero de la sal. Su mirada se había acostumbrado al vaivén de las barquitas en el puerto y su corazón, como la espuma blanca, parecía mecerse al compás de la marea.
Se había enamorado sin saberlo.
Mientras carga las maletas en el coche, se le escapa una lágrima furtiva. Cuando cierra la puerta, la invade la sensación de haberlo soñado todo. Y aunque sabe que es real, no entiende como un año entero se le ha escapado entre las manos.
Antes de partir en busca de su nuevo destino, coge su bolso y saca un pequeño libro de poesía. De entre sus hojas surge un marcapáginas decorado con dibujos infantiles y una frase pintada con colores que logra devolverle la sonrisa:
‘A la mejor profe del Mundo. La echaremos de menos’”.

De momento, esta primera Noche Blanca de Puerto Real puede catalogarse como un tremendo éxito. Habrá que esperar al próximo año para volver a saborear la siguiente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD