Extrabajadores de Delphi recordarán en una concentración los diez años del cierre de la factoría de Puerto Real


El colectivo de extrabajadores de Delphi recordará hoy en una concentración los diez años que se cumplen desde que la multinacional de automoción anunció el cierre de su fábrica de Puerto Real.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Según ha recordado uno de los exempleados, Juan José Cumplido, “fue un 22 de febrero al comienzo del turno cuando se formó un estruendo muy grande en la fábrica y nos enteramos que la dirección acababa de comunicar al comité su intención de cerrar”.

El 22 de febrero de el 2007 la compañía entregó un escrito a los representantes laborales en el que se justificaba la decisión “en perdidas significativas durante los últimos cinco años de hasta 150 millones de euros, los altos costes operacionales y la incapacidad para atraer nuevas oportunidades de negocio competitivas”.

Delphi echó el cerrojo cuando contaba con una plantilla de 1.800 trabajadores, aunque aquella medida se calcula que afectó a más de 4.000 personas, que dependían directa o indirectamente del trabajo que ofrecía la fábrica de Puerto Real.

“Fue un mazazo muy duro, del que muchos nunca se recuperaron”, explica Cumplido, “especialmente dolido con la Junta de Andalucía”.

El Gobierno andaluz, tras ejecutarse el cierre, firmó con la empresa y los sindicatos un protocolo que activaba un dispositivo especial con el objetivo de buscar salidas laborales para todos, que se mantuvo hasta el 2012, cuando ya la Junta decidió ponerle fin.

“Fue una decisión unilateral, que dejó a más de 200 en la estacada”, se lamenta Cumplido. Parte de los extrabajadores de Delphi protagonizaron un encierro que duró 1.074 días en el edificio de los sindicatos para demandar una solución para todos.

“Hubo quien se suicidó después de aquello y familias que se rompieron, eso fue lo más duro”, lamenta el representante de los trabajadores, quien acudirá mañana a la concentración junto con otros compañeros, aunque advierte de que no será una movilización “sino una reunión de antiguos empleados que volveremos a vernos”, ya que no cuentan con permiso de la Subdelegación del Gobierno.

FUENTE: EFE

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous El viernes 24 tendrá lugar una nueva concentración contra la violencia machista
Next Seis agrupaciones dieron el pistoletazo de salida al Concurso de Carnaval 2017