El gobierno municipal quiere reactivar el Parque de Las Canteras para el disfrute de los ciudadanos. Así lo ha anunciado el teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Villalpando, con motivo del derribo del Bar El Pozo que se ha llevado a cabo estos días.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El responsable municipal ha explicado que, una vez expirada la concesión de este bar, era más costoso restaurarlo que hacer uno nuevo. “La antigüedad de la instalación, el poco uso y los continuos actos vandálicos habían deteriorado la edificación, hasta el punto de que suponía un riesgo de seguridad por caída de los techos, así que optamos por el derribo”, comentó Villalpando.

La pérgola se ha salvado, una estructura que será saneada y pintada en estos días para que esté lista para la Feria, pues allí se celebrará el pregón organizado por la Peña 5×5. Asimismo, se han dejado las correspondientes tomas de luz y agua para poder montar una barra para esos días y en eventos puntuales.

Igualmente se ha adquirido un suministro de maderas para que la brigada de mantenimiento proceda a arreglar los bancos y estructuras que se encuentran desvencijados o rotos en todo el parque.

Ésas son las actuaciones a corto plazo, aunque el objetivo es mucho más ambicioso. Ya se está preparando un pliego de condiciones para sacar a licitación este espacio para la restauración. “Hemos creado una mesa técnica y política en la que están presentes Urbanismo, Patrimonio, Medio Ambiente y Participación Ciudadana, con el fin de aportar ideas que tomarán forma en este pliego, que calculamos podría salir a final del verano”.

La persona o empresa que se haga cargo de la concesión podrá construir un nuevo recinto –que bien puede ser un módulo de madera- para explotarlo como bar y se hará cargo de su mantenimiento y limpieza, así como del mantenimiento y limpieza de los aseos ubicados en el Paseo de Las Canteras, y también funcionaría como centro de recepción de visitantes con la participación del Ayuntamiento.

La filosofía que impregna esta iniciativa la explica Villalpando “antiguamente se creía que para la conservación de un espacio natural lo mejor era cerrar y que no entrara nadie, pero en realidad está demostrado que como se mantiene en óptimas condiciones es llenándolo de vida y de gente que lo hagan suyo, y celebrando actividades respetuosas con el medio”.

El deseo del gobierno municipal es que, con una cafetería, restaurante o cualquiera que sea el negocio de restauración que se instale, se multipliquen los visitantes, los puertorrealeños vuelvan a disfrutar de Las Canteras y vuelva a ser un punto de encuentro con la naturaleza y entre los propios ciudadanos. A ello contribuye su excelente ubicación –ya casi en el centro del pueblo- y la facilidad de aparcamientos para quien quiera desplazarse hasta allí con su vehículo”.

“Además, en todos los encuentros, asambleas y reuniones que tenemos con la ciudadanía es una de las peticiones más claras que nos llegan, así que estamos seguros de que estamos dando respuesta a una verdadera demanda de Puerto Real”, finalizó.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD