Durante más de diez minutos, más de veinte personas arrojaron de forma ininterrumpida más de 120 kilos de caramelos donados por empresas y vecinos.

La octava edición de la Lluvia Monstruosa de Caramelos fue todo un éxito. Casi mil personas se dieron cita a las 20.30 horas del pasado sábado para disfrutar de un acto que se ha convertido en cita obligada dentro de la noche de Halloween en el puertorrealeño barrio del Río San Pedro. A la lluvia acudieron centenares de niños y padres disfrazados que, armados con calabazas, bolsas y paraguas colocados del revés, intentaban hacerse con parte del botín de más de 120 kilos que este año han sido arrojados “desde una de las terrazas del barrio y desde puntos estratégicos en tierra para que los caramelos llegarán mucho más lejos”, nos comentaban los organizadores.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Precisamente la organización desea agradecer a todas las empresas colaboradoras su gran acción de donar caramelos por una gran causa, que no es otra que sacar una sonrisa a los niños y los padres en un momento tan difícil como el que vivimos.  “Gracias a Navalsur, Coasa, Hinesur, Mecamansol, De Alba, Pescadería Río “El Chicla” y Pizzería el paseo por ayudarnos a conseguir tantos caramelos, a vecinos como Juan Luis Castro, Pedro Moreno y un buen montón de amigos que nos han ayudado a lanzarlos mientras pasaban un rato estupendo”, comentaban los organizadores al término de una Lluvia de Caramelos que, prometen, “el año que viene será más y mejor”.

FUENTE: Plataforma Vecinal del Río San Pedro

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD