El Ayuntamiento, a través de GEN, ha iniciado ya los trabajos oportunos para la erradicación de la oruga procesionaria en aquellas zonas con masas arbóreas de pinares donde son frecuentes estos insectos defoliadores cuya presencia es perjudicial especialmente para niños, personas alérgicas y animales de compañía, por lo que es fundamental no tocar ni los insectos ni los nidos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

En esta ocasión, según informa el responsable municipal de Medio Ambiente, Carlos Salguero, se ha utilizado un tratamiento innovador llamado “endoterapia” que funciona a partir de la capacidad de flujo de savia que hay en el interior de los tejidos vasculares del árbol (xilema). El flujo de savia viene determinado en función de dos parámetros: la transpiración y la capacidad de intercambio osmótico en las raíces  por lo que, con estas dos variables en funcionamiento, el tratamiento funcionará al máximo.

Es un método alternativo de tratamiento fitosanitario del arbolado urbano o palmeras, respecto a los tradicionales tratamientos aéreos, en lo que destaca, por un lado, la ausencia de atomizaciones o aspersiones de productos químicos que contaminan el medioambiente, suelos y aguas, así como ser totalmente inocua para la salud de los ciudadanos, aves y otros animales, pudiéndose utilizar a cualquier hora del día.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

La empresa encargada de estos trabajos es “Interjardín” y ha actuado en más de 200 pinos localizados en zonas como la barriada del Río San Pedro (parques, centros educativos y alrededores) y de Las Canteras (C/ Sol, Paseo de los Poetas…) donde abundan los pinos.

La oruga procesionaria es un insecto defoliador que crea muchos problemas en las pinadas y en la salud de personas y animales. Las larvas pasan por cinco estadios manteniendo  un comportamiento gregario, a partir del tercero disponen de unos pelos urticantes o dardos en unas bolsas que sueltan las orugas cuando se sienten amenazadas y que liberan histamina. Se depositan dentro de unas bolsas en los pinos y, tras alimentarse, durante el día, acuden al árbol por las noches. Es en esta fase es cuando tiene lugar la formación de los bolsones o nidos de invierno y, por tanto, el emplazamiento definitivo de la colonia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Durante el 4º y el 5º estadio hay un aumento tanto de la longitud como del número de pelos urticantes. Cuando las orugas salen del nido para alimentarse durante la noche, van tejiendo sobre los bolsones. Estas larvas, hacia el final del invierno, cuando los huevos se han convertido en orugas y completado sus 5 estadios de desarrollo larvario, bajan en procesión, unas detrás de otra por el tronco del pino hasta buscar un lugar en la arena donde enterrarse para crisalidar y poder convertirse en mariposas, completando cada año el ciclo.

FUENTE: Ayto. de Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD