El pasado miércoles tuvo lugar un encuentro de trabajo entre los responsables del museo “El Dique”, ubicado en el astillero Navantia de Puerto Real, y una representación del ayuntamiento puertorrealeño.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

En esta visita Manuel Izco, Victoria Pérez y Alfredo Fernández, delegados de Turismo, Educación y Cultura respectivamente, tuvieron oportunidad de conocer de manos de Marina Ramajo Segovia, directora del Museo y de Juan Carlos Sánchez Lamadrid, director de Monto Cultura, empresa encargada de la gestión del éste y de su conjunto patrimonial, las instalaciones del complejo histórico.

En la posterior reunión se expusieron los proyectos en los cuales están trabajando desde esta institución para fomentar su conocimiento y ponerlo en valor, fijándose además diferentes líneas de trabajo conjunto entre el museo y el Ayuntamiento con la finalidad de establecer espacios comunes de colaboración que puedan beneficiar tanto a la ciudadanía puertorrealeña como a la divulgación de este elemento fundamental de nuestro patrimonio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Como primeros pasos se está cerrando la organización de visitas gratuitas de escolares al Museo y la realización de algunas actividades municipales en este recinto histórico. “La unión de esfuerzos entre las áreas de Cultura, Educación y Turismo será fundamental para que a partir de ahora la conexión entre este espacio museístico y Puerto Real sea una realidad”, según palabras del Alfredo Fernández y de Victoria Pérez.

Este museo puertorrealeño, único en su género en España, conserva vestigios de su histórica factoría naval desde el siglo XIX, considerado como primer destino de turismo industrial en la provincia de Cádiz, un museo ubicado en una zona histórica visitable de 60.000 metros cuadrados de superficie cuyo conjunto constituye un magnífico testimonio del auge de la construcción y reparación naval en la bahía gaditana desde la segunda mitad del siglo XIX.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

En su zona histórica se pueden visitar diferentes instalaciones que formaban parte del conjunto: talleres de forja y maquinaria, la impresionante capilla neobizantina, o el Dique Seco, uno de los más importantes en su época. También encontramos los restos del Castillo de Matagorda, baluarte puertorrealeño de especial relevancia durante la Guerra de la Independencia.

En palabras de Manuel Izco, responsable de la delegación de Turismo de Puerto Real, “tenemos en nuestra ciudad un recurso turístico de primer nivel a escala internacional, la visita de este sitio histórico y su museo no deja indiferente a nadie, es un enclave único que pese a ello aún no es lo suficientemente conocido, empezando por la propia ciudadanía de Puerto Real. Es cierto que su ubicación ha limitado hasta cierto punto su fácil acceso por eso vamos a trabajar a partir de ahora junto a los responsables del Museo para acercarlo a Puerto Real. Es fundamental acercar la historia de nuestros padres y nuestros abuelos a las nuevas generaciones de puertorrealeños. Así mismo se va a trabajar en la difusión turística de este conjunto histórico, para que se convierta en un atractivo más para aquellas personas que nos visitan a lo largo del año”.

FUENTE: Ayto. de Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD