En los últimos días, tanto la Parroquia de San Benito como en la Capilla del “Señor Chiquito” se han visto afectadas por la visita de los ladrones, en lo que ha sido un nuevo maltrato al mundo cofrade puertorrealeño.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El pasado martes, previamente a la salida de la Hermandad de El Rocío de Puerto Real, los ladrones hicieron su particular “visita” a la Parroquia de San Benito. Allí, consiguieron colarse por una ventana utilizando un gato, entrando en las dependencias del cura y del secretario, aunque solo lograron llevarse herramientas varias.

Este pasado fin de semana, el objetivo de los vándalos ha sido la Capilla del “Señor Chiquito”. La figura, situada junto a la Iglesia Prioral de San Sebastián, no ha sufrido daño alguno, siendo la verja forzada y desapareciendo la limosna que contenía el interior del cepillo.

No es la primera vez que los ladrones intentan acceder a los recintos religiosos de la localidad o que perpetran algún daño a las hermandades. Anteriormente, la Parroquia de Mª Auxiliadora y la Hermandad de La Borriquita vieron como los cacos realizaron su lamentable visita.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD