El Horno romano de El Gallinero (Puerto Real), año Cero (III)


Acabaremos de desgranar en estos párrafos el contenido del artículo que publicamos bajo el mismo título de éstos que hemos venido presentando en estas últimas semanas (y que son una adaptación a este medio del texto original) hace ya unos años (en 2010) en el libro colectivo que fue editado en homenaje al arqueólogo gaditano Francisco Sibón Olano, excavador (conjuntamente con el colega Enrique García Vargas, de la Universidad Hispalense) del Horno romano de “El Gallinero”, unos trabajos desarrollados en los primeros años de la década de los noventa del siglo pasado; nuestro artículo se publicaría -como hemos apuntado- en el libro titulado “Las Necrópolis de Cádiz. Apuntes de Arqueología Gaditana en Homenaje a J.F. Sibón Olano” (entre las páginas 585 y 607 del mismo), volumen coordinado por las colegas Ana Niveau de Villedary y Verónica Gómez, y editado por la UCA en 2010; en dicho texto procurábamos acercarnos al papel que la investigación desarrollada por los referidos arqueólogos Sibón y García en el Horno de El Gallinero ha jugado en la historiografía local más reciente, pues consideramos ello contribuyó a marcar un antes y un después en lo que atañe a la mayor sensibilización del público local en general en relación con el Patrimonio Histórico y Arqueológico de Puerto Real.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Puede decirse que (centrada nuestra atención en los artículos de carácter histórico) la difusión histórica sistemática en (y sobre) Puerto Real arrancaría con los artículos publicados por A. Muro en la revista local “Marcador” a mediados del S. XX. El mismo autor haría igualmente sus contribuciones a este campo con sus trabajos publicados en prensa provincial en los años 60, 70 y 80 del pasado siglo, trabajos que fueron en buena parte editados en forma de libro en 1983 bajo el título Puerto Real entre el pinar y la mar, publicado bajo los auspicios de la entonces Caja de Ahorros de Cádiz. La década de los noventa nuevamente vino, tras algunos años en los que sólo son de mencionar algunos ejemplos aislados, a proporcionar un marco para la difusión histórica (llevada a cabo de manera regular y sistemática) en la localidad empleándose para ello cabeceras de prensa local y provincial o publicaciones divulgativas locales. Se han sucedido nombres de historiadores que de forma regular se han encargado de abundar en esta tarea, iniciada en su momento por A. Muro, bajo la cobertura de dichos medios de prensa, como Iglesias (desde finales de 1994 hasta principios de 1996) o Parodi (desde febrero de 1996), junto con otras colaboraciones más esporádicas y puntuales, dignas de mención por cuanto partícipes de un esfuerzo común.

La tarea de divulgación histórica realizada a través de estos formatos ha venido cumpliendo un notable papel en la difusión de los valores del Patrimonio Histórico local, representando la excavación y estudio del Horno Romano de El Gallinero un hito referencial en este sentido, ya que dicha intervención arqueológica ha venido a constituir un antes y un después en la consideración del Patrimonio Arqueológico en Puerto Real. La excavación de El Gallinero (entre 1991 y 1993; García y Sibón, 1995, 124-ss.; García, 1996, 33-ss.) y los productos que ésta generó (en forma de textos -recogidos en la Bibliografía de éste) fueron el punto de partida para una mayor sensibilidad de la ciudadanía portorrealeña en lo relativo a su Patrimonio Arqueológico: una ciudad, una Villa de fundación real creada como tal en la Andalucía de las postrimerías del XV (y por tanto de la Edad Media) encontró –tras unos primeros pasos en este sentido en los mediados del siglo XX– unas nuevas (y a la vez antiguas) señas de identidad merced a sus yacimientos arqueológicos [fundamentalmente] de época romana; la ocupación del territorio en la Antigüedad, puesta de manifiesto ya no por referencias tópicas pero vacías, sino por la constatación evidente (pétrea) de elementos tangibles (los yacimientos arqueológicos) contribuyó –aparejada con la labor de divulgación llevada a cabo desde las cabeceras de prensa– a potenciar una sensibilidad incipiente, dando forma a una concepción diferente y más completa de la propia identidad y realidad históricas de Puerto Real no ceñida ya sólo a un período de quinientos años de historia local, sino ampliada a un pasado más lejano en el tiempo pero inmediato en la realidad efectiva de sus manifestaciones evidentes: sin lugar a dudas, la presencia de un yacimiento como el de El Gallinero en el contexto físico del casco urbano de Puerto Real vino a representar para el conjunto de la población la definitiva evidencia de un pasado romano en el territorio, si no de la hipotética continuación y sostenibilidad del doblamiento en estas tierras desde períodos muy anteriores a los tradicionalmente considerados, coadyuvando igualmente a romper los [ficticios] hiatos históricos (i.e., lo relativo al período medieval prefundacional) que habían venido prevaleciendo cimentándose en un discurso del silencio parcial e inexacto.

Contar con una fecha fundacional en la historia propia de una localidad puede ser una aparente curiosidad (pese a las repoblaciones y fundaciones de época medieval en ámbito castellano, no es lo más común que una ciudad cuente con un “año cero”); pero ello puede al mismo tiempo venir a representar un lastre (por tópico) en la construcción del imaginario colectivo común, y, por añadidura, de la propia Historiografía local: En el caso portorrealeño, tras décadas en las que el tópico localista se materializaba en el enunciado “Puerto Real fue fundada por los Reyes Católicos en 1483…”, venía a ponerse de manifiesto de manera evidente en pleno casco urbano (no ya en uno u otro paraje del término municipal, en ámbito rústico y por ello aquejado de un sustancialmente reducido efecto de visibilidad) la solidez del pasado romano, de largo anterior a la fundación del XV, preterida ya como fecha inicial para el poblamiento en el arco costero interior nororiental y oriental del saco sur de la Bahía gaditana. De este modo, frente a una aparente realidad construida sobre las bases de unos u otros tópicos historiográficos (el “Portus Gaditanus”, de una parte, y la asimilación entre conceptos tales como “poblamiento” y “fundación regia”) existentes en Puerto Real, la excavación y consiguiente “aparición” de la figlina de El Gallinero vino a desmontar dichos tópicos, contribuyendo a modificar y completar las perspectivas identitarias locales, así como a enriquecer el panorama de la investigación y la difusión histórica en la ciudad.

Desde una perspectiva general, y por lo que respecta a la Arqueología, los dos últimos decenios del siglo pasado han representado el punto de arranque de los estudios (y publicaciones) sistemáticas en este campo concreto. Las excavaciones en el yacimiento de “Puente Melchor” (sitio arqueológico articulado, complejo y fundamental en el contexto de la Bahía de Cádiz y aún en la Bética romana, clave para comprender la producción, los intercambios y, por extensión, la dinámica económica de este marco privilegiado de la Romanidad en Hispania y en el Occidente del Imperio entre los siglos I y V d.C., cuando menos) así como el hallazgo de la así denominada “Villa del Mosaico” (emplazada físicamente entre el propio yacimiento de Puente Melchor y el moderno núcleo humano del Barrio de Jarana) en el verano de 2004 (y la consecuente excavación del yacimiento) han confirmado (por si falta hiciera) el peso de la presencia romana en la zona Puente Melchor-Barrio de Jarana, esto es, en el núcleo central del arco costero interior de la Bahía de Cádiz; la presencia de yacimientos como el mencionado de “Puente Melchor” (que registra niveles de actividad entre los siglos I y V de la Era, recogiendo desde necrópolis a figlinae)[1], “Campo de Golf” (con estructuras constructivas romanas)[2] o “Pinar de Villanueva” (ya estudiado por Jiménez Cisneros) viene a determinar la existencia de un área de concentración de estructuras (de producción y habitación) romanas que encontraría en la “Villa del Mosaico” el –hasta el momento presente– máximo exponente en lo relativo a la ocupación de esa franja del término municipal de Puerto Real, sin descuidar la existencia de otros sitios arqueológicos como el de El Gallinero, consecuencia y muestra de la ocupación romana del territorio.

Las intervenciones arqueológicas en la zona (a la que nos hemos atrevido a denominar “Zona Arqueológica Puente Melchor-Barrio de Jarana”)[3] en la que se encuentra la “Villa del Mosaico” se vienen desarrollando de manera continuada desde la década de los noventa del siglo XX, pero ya a mediados del mismo siglo se registraron excavaciones en dicho entorno, como las efectuadas por Jiménez Cisneros (1955, 1958, 1971), que encontrarían paralelo en la excavación del relativamente cercano yacimiento del “Olivar de los Valencianos” realizada por Campano Lorenzo ya en los años 90 (1991, 1994) y el precedente trabajo de López de la Orden en este último yacimiento (años 1979-1980) o en el estudio del yacimiento del “Cerro de Ceuta” publicado por Lagóstena (1993); las tareas de prospección sistemática del término municipal de Puerto Real (en el que se encuentra el arco costero oriental de la Bahía) llevadas a cabo a finales de la década de los 80 (Lazarich et al, 1989-1991; Alonso, 1990-1991) del pasado siglo XX arrojaron nueva luz a su vez sobre la ubicación de no pocos yacimientos romanos de este término municipal; cabe señalar igualmente que los estudios arqueológicos sobre la zona de Puente Melchor (así como sobre el Barrio de Jarana y el Pinar de Villanueva) han continuado en los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI (Alonso y Rodríguez, 1994; García Vargas 1996, 1998, 1999, 1999b, 2000; García Vargas y Lavado, 1995, 1996; Lagóstena 1993, 1997; Millán y Lavado, 2001; Pérez y Sánchez, 1994, 1997).

20160618_cultura_libro_horno_romanoComo apunte, señalaremos que Puerto Real cuenta con sitios arqueológicos como Cerro de Ceuta, Villanueva, Puente Melchor, Fábrica Lavalle, El Gallinero, el Olivar de los Valencianos, Torrealta “A”, Torrealta “B”, La Zarza, La Cantera de Lavalle, el pecio del Bajo de La Cabezuela, Río San Pedro, Cerro de los Caracoles, El Carvajal, Santo Domingo, la Casa de la Tinaja, Casines, El Carpio Chico, El Almendral, Malas Noches, la Hijuela de la Cantera de Lavalle, el Hospital de la Misericordia (el Hospital), el de la calle San Francisco (Plaza Descalzos), la Pinaleta de Derqui, La Esparraguera, El Pinar, Los Barreros (o La Arriaga), El Retamar, el Caño de Zurraque, la Casa de la Laguna Seca, El Tejarejo, la Finca El Aguijón, Las Mimosas, el Cerro de las Tinajas, el Barrio de Jarana (muy probablemente el pago Sacrana o Sacranense de época romana), el Km. 666 de la antigua carretera N-IV, el Pinar de Villanueva, el Campo de Golf, la Villa Romana del Mosaico del Barrio de Jarana, La Romera o El Pedroso; si en esta relación no están todos los que son, sí son todos los que están, de acuerdo con García Vargas, Ramos Muñoz, Fornell o Lagóstena (entre otros).

La aparición (en verano de 2004) en terrenos situados a uno de los márgenes de la antigua carretera N-IV de un mosaico romano, hallazgo enmarcado en el conjunto de las obras del desdoble de la referida carretera (la antigua N-IV queda como vía de servicio del propio Barrio de Jarana, habiéndose replanteado el trazado de la nueva autovía de manera que salvase el yacimiento; así, gracias a la reconsideración de la traza de la autovía fue posible salvar el yacimiento para su conservación.), ha venido a destapar un tarro de esencias (sic) milenario, sacando a la luz no sólo una magnífica pieza musiva, sino la punta del iceberg de una no menos significativa zona arqueológica cuyo conocimiento viene tomando forma desde mediados del ya pasado siglo XX y que ha ido conformándose en torno a yacimientos antaño considerados quizá como elementos puntuales y que hoy deben ser entendidos como un conjunto integral de hitos interrelacionados, activos a lo largo de diversos siglos de nuestro pasado romano y protagonistas de una historia de interacción económica y poblacional [4]. Ha sido ya señalada con anterioridad la posible vinculación del portorrealeño Barrio de Jarana (su equivalente antiguo, es de observar) con el núcleo urbano romano de Asido Caesarina (Chic 1999, 255-ss.). Puede ser considerada la hipótesis de la continuidad de poblamiento desde la antigüedad romana hasta nuestros días en el núcleo del Barrio de Jarana, que habría pasado de la Sacrana romana a la Sarrana medieval y la Xarrana moderna hasta la Jarana contemporánea.

Consideramos, pues, que en el entorno del actual Barrio de Jarana podría ubicarse una zona de poblamiento estable romano, que quizá habría podido depender del núcleo asidonense y que, como puerto de dicho núcleo urbano en el saco interior meridional de la Bahía gaditana, habría desempeñado actividades económicas subsidiarias del mismo (repitiendo, salvas las distancias de escala, el modelo de Atenas-El Pireo o de Roma-Ostia, sin un Tíber). Creemos que la dinámica económica interna propia de la Bahía de Gades habría de este modo podido contar al menos (aunque cabría esperar más ejemplos) con un “portus” (entre cuyas funciones se cuentan las de un puerto) interior que habría podido servir para mejor canalizar la salida al exterior (y sus movimientos en la propia Bahía y su retroterra) de las producciones anfóricas representadas por figlinae como las de “El Gallinero” (factoría activa en el siglo I d.C.) y “Puente Melchor” (complejo que presenta actividad cuando menos hasta el siglo V de la Era, si no hasta los principios del VI, en un momento que cabe tildar de inmediatamente “prebizantino”) o depósitos anfóricos como el del “Pinar de Villanueva” (igualmente en el ámbito de la zona arqueológica de Puente Melchor-Barrio de Jarana) [5].

De todas las intervenciones arqueológicas en el término de Puerto Real, y no siendo quizá el yacimiento arqueológico más reseñable del término municipal portorrealeño por envergadura, extensión, o singularidad cronológica, la excavación del Horno romano de El Gallinero llevada a cabo a principios de la década de los noventa del siglo XX por los arqueólogos Enrique García Vargas y Francisco Sibón Olano, a quien ahora recordamos, ha constituido un hito singular en la historiografía local portorrealeña, y las consecuencias y efectos positivos de su impacto en el imaginario colectivo del cuerpo social de la localidad se han dejado sentir desde los mismos momentos en los que las milenarias piedras de la figlina volvieron a ver la luz, al pie de su colina, de la mano de sus excavadores.

Un trabajo arqueológico de campo (ya se trate de una excavación, de una prospección, de una inspección…) representa un objetivo (y hasta cierto punto un fin) en sí mismo, básicamente el de la recuperación de información mediante el estudio de los restos materiales en cuestión, pero este trabajo arqueológico concreto vino a marcar un antes y un después, un “Año Cero”, en la realidad arqueológica y su consideración desde el cuerpo social de un rincón de la Bahía gaditana. Las piedras de la figlina de El Gallinero, por así decirlo, causaron un impacto determinante en la ciudad en la que se encuentran insertas, de tal modo que, tras una andadura de varios lustros (los que median entre 1991 y 2008), la arqueología portorrealeña ha pasado de ser un jalón ignorado de un pasado remoto y casi ajeno, a cobrar la envergadura necesaria como para que el nomenclátor urbano se enriquezca con títulos entresacados del catálogo de los yacimientos del término local. Y ello representa un cambio de ritmo en la consideración del Patrimonio Arqueológico a todas luces evidente: de lo ignoto e ignorado, a presidir viario público y, de ese modo, a inserirse en la cotidianidad de una población.

Puede hablarse, en este sentido, de un efecto positivo, crecientemente positivo, de los valores del Patrimonio Histórico en la mente colectiva de una ciudad (si tal existe), todo lo cual contó con un momento inicial, con un peldaño primero e insoslayable: la excavación del horno romano de El Gallinero. Para Enrique y Paco un trabajo tan serio y relevante como los demás. Para Puerto Real, gracias a ambos, y especialmente a Paco (su primer impulsor), un “Año Cero”.

Bibliografía

Acompañamos el texto con dos repertorios bibliográficos, uno específicamente dedicado a los productos bibliográficos generados a partir de las excavaciones del yacimiento de El Gallinero, incluyendo los artículos de carácter divulgativo publicados en medios de prensa locales o provinciales, y un repertorio sucinto de bibliografía sobre la Antigüedad en Puerto Real; para mayor exhaustividad en lo relativo al segundo apartado pueden consultarse (en relación con la Bibliografía Histórica portorrealeña) los trabajos de Parodi Álvarez (e.g., 1994, 1999, 2000 y especialmente 2002 y 2006) recogidos en esta Bibliografía.

I. Horno Romano de El Gallinero

I.A. Trabajos de naturaleza histórica dedicados al Horno Romano de El Gallinero

Cepillo Galvín, J. y Blanes Delgado, C. (2002): “Informe memoria de la intervención arqueológica de urgencia en las obras de limpieza y consolidación del horno romano de ‘El Gallinero’, Puerto Real (Cádiz)”, AAA’99.III.1: 73-77.

García Vargas, E. (1998): La producción de ánforas en la Bahía de Cádiz en época romana (siglos II a.C.-IV d.C.). Écija, Ed. Gráficas Sol.

García Vargas, E.  (1999): “Las ánforas del alfar del Gallinero en el contexto de las producciones anfóricas de la Bahía (II)”, en Actas de las VI Jornadas de Historia de Puerto Real (= JHPR), 1998: 55-84. Puerto Real.

García Vargas, E. y Sibón Olano, J.F. (1995): “Intervención arqueológica de emergencia “El Gallinero” (Puerto Real, Cádiz)”, en Anuario de Arqueología de Andalucía 3, 1992 (= AAA ’92 III): 124-129.

García Vargas, E. y Sibón Olano, J.F. (1999): “Intervención arqueológica de urgencia en “El Gallinero” (Puerto Real, Cádiz), AAA’ 94 III: 32-40.

González Toraya, B. (2001): “Intervención arqueológica de urgencia en la parcela Nº. 6 de ‘El Gallinero’, Puerto Real (Cádiz)”, en AAA’96: 45-48.

I.B. Trabajos de naturaleza histórica en los que se hace referencia a El Gallinero

García Vargas, E. (1996): “La producción anfórica en la Bahía de Cádiz durante la República como índice de Romanización”, Habis 27: 49-62.

García Vargas, E. (1996): “Las ánforas del alfar romano del Gallinero (Puerto Real, Cádiz) en el contexto de las producciones anfóricas gaditanas”, en III JHPR: 33-81. Puerto Real.

García Vargas, E. (1999): “La Producción Anfórica de la Campiña de Puerto Real. Siglos I-IV d.C.”, en I Ciclo de Conferencias sobre Puerto Real y su Término en la Antigüedad, VI JHPR, 1998: 243-254. Puerto Real.

García Vargas, E. (1999): “El depósito anfórico de Villanueva (Puerto Real, Cádiz): Aportaciones a la tipología y a la historiografía de las ánforas gaditanas”, en VI JHR: 41-54. Cádiz.

García Vargas, E. (2000): “600 años de ánforas gaditanas. 200 a.C.-400 d.C.”, en VII JHPR: 171-188. Cádiz.

García Vargas, E. y Lavado Florido, Mª L. (1995): “Ánforas alto, medio y bajoimperiales producidas en el alfar de Puente Melchor (= Villanueva, Paso a Nivel: Puerto Real, Cádiz)”, Spal 4: 215-228.

García Vargas, E. y Lavado Florido, Mª L. (1996): “Definición de dos nuevos tipos de ánforas gaditanas: las Puerto Real 1 y 2”, Spal 5: 197-208.

García Vargas, E. et alii (2004): “Alfares y ánforas de la Bahía de Cádiz: proyecto de elaboración de un sistema de información geográfica”, en Figlinae Baeticae. Talleres alfareros y producciones cerámicas en la Bética romana (s. II a.C.-VII d.C.). Actas del Congreso Internacional. Cádiz, 12-14 de noviembre de 2003 (= BAR International Series 1266), vol. II: 667-672.

Lagóstena Barrios, L. (1997): Alfarería romana en la Bahía de Cádiz. Cádiz.

Lagóstena Barrios, L. (1999): “Entre lo Púnico y lo Romano. Las transformaciones en la Bahía Gaditana en Época Republicana”, en I Ciclo de Conferencias sobre Puerto Real y su Término en la Antigüedad”, VI JHPR, 1998: 235-242. Cádiz.

Lagóstena Barrios, L. y Bernal Casasola, D. (2004): “Alfares y producciones cerámicas en la provincia de Cádiz. Balance y perspectivas”, en Figlinae Baeticae. Talleres alfareros y producciones cerámicas en la Bética romana (s. II a.C.-VII d.C.). Actas del Congreso Internacional. Cádiz, 12-14 de noviembre de 2003 (= BAR International Series 1266), Vol. I: 39-124.

Lagóstena Barrios, L. y Torres Quirós, J. (2001): “Figlinae Gaditanae. Algunos aspectos de la economía gaditana en torno al cambio de era”, CIEBA: 187-200, Écija-Sevilla.

Parodi Álvarez, M. J. (1994): “Puerto Real. Una aproximación desde la Antigüedad”, en II JHPR: 167-177. Puerto Real.

Parodi Álvarez, M. J. (1999): “La Antigüedad en Puerto Real. Historia de los Estudios”, en el “I Ciclo de Conferencias sobre Puerto Real y su Término en la Antigüedad”, en VI JHPR, 1998: 267-277. Cádiz-Puerto Real.

Parodi Álvarez, M. J. (1999b): “Sobre la interacción de los medios marítimo y terrestre y su papel en la economía de la Bahía de Cádiz en época romana altoimperial. Algunas notas”, en VI JHPR: 23-39. Cádiz-Puerto Real.

Parodi Álvarez, M. J. (2000): “Puerto Real en la Antigüedad. Estudio bibliográfico (II)”, en VII JHPR: 11-22. Cádiz.

Parodi Álvarez, M. J. (2000b): “Embarcaciones sutiles en el Litus Curense: barcas, botes y pateras en la costa portorrealeña hace dos mil años”, en VII JHPR: 159-170, Cádiz.

Parodi Álvarez, M. J. (2001): “Acerca de los medios de transporte [de las ánforas] en época altoimperial romana. El transporte por vías acuáticas interiores”, en Actas del Congreso Internacional EX BAETICA AMPHORAE (CIEBA), Sevilla-Écija, 1998: 1241-1268. Écija-Sevilla.

Parodi Álvarez, M. J. (2002): Puerto Real en la Historia. Ensayo de Bibliografía Histórica Portorrealeña. Sevilla.

Parodi Álvarez, M. J. (2002b): “MEVII”, en Atti del XIV Convegno Internazionale di Studî sull ‘Africa Romana. Lo spazio marittimo del Mediterraneo occidentale: geografia storica e economia”, Sassari (Cerdeña, Italia), diciembre de 2000: 1507-1513. Roma.

Parodi Álvarez, M. J. (2004): “Los MEVII. Una familia de productores, comerciantes y banqueros romanos en la Bética”, Espacio y Tiempo 18: 163-175.

Parodi Álvarez, M. J. (2005): “Nuevas consideraciones sobre los MEVII: productores, comerciantes y banqueros en el territorium portorrealeño hace Dos Mil años”, en XI JHPR: 111-124. Puerto Real.

Parodi Álvarez, M. J. (2006): “La Razón de la Sinrazón. Cayo César, el obelisco y las lentejas”, en G. Chic García (Dir.), Economía de prestigio versus Economía de mercado: 89-101. Sevilla.

Parodi Álvarez, M. J. (2006b): Puerto Real en la Historia. Ensayo de Bibliografía Histórica Portorrealeña II. Puerto Real.

Parodi Álvarez, M. J. (2006c): Historia de Bolsillo. 10 Sueltos sobre Puerto Real. Puerto Real.

Parodi Álvarez, M. J. (2007): Historia de Bolsillo (II). 50 Textos Breves sobre Puerto Real. Puerto Real.

Parodi Álvarez, M. J. y García Vargas, E. (1998): “Interacción de los medios marítimo y terrestre en la Costa Gaditana del Estrecho en época romana altoimperial. Algunas notas”, en Actas de los XIII Encuentros de Historia y Arqueología de San Fernando (= EHASF): 111-123. San Fernando.

Parodi Álvarez, M. J. y García Vargas, E. (2004): “Notas sobre Producción y Comercio desde la Bahía de Cádiz en la transición de las Eras”, en XVI EHASF: 289-307. Córdoba.

Parodi Álvarez, M. J. et al. (1997): “Puerto Real en la Antigüedad. Un estudio bibliográfico”, en IV JHPR: 17-23. Cádiz.

Parodi Álvarez, M. J. et al. (1998): “L. MEVIVS FAVSTVS: un “NEGOTIATOR” romano en tierras de Puerto Real”, en V JHPR: 75-91. Puerto Real.

Parodi Álvarez, M. J. et al. (2005): Puerto Real. Apuntes para su Historia. Noticias, datos, documentos y curiosidades sobre la Historia de Puerto Real. Sevilla.

I.C. Publicaciones en prensa/periódicos/revistas  [Autoría: Manuel J. Parodi Álvarez]

Artículos de divulgación histórica específicamente dedicados al Horno Romano de El Gallinero (publicados en el quincenal local Puerto Real Información)

– “Tesoros Olvidados  I: El Yacimiento Romano de El Gallinero”, 19.IX.1996.

– “A vueltas con el yacimiento del Gallinero”, 04.IX.1997.

– “El yacimiento romano de ‘El Gallinero’: una asignatura pendiente”, 05.II.1998.

– “El yacimiento romano de “El Gallinero”: una asignatura pendiente (II)”, 23.VII.1998.

– “El yacimiento romano de “El Gallinero”, una asignatura pendiente (III)”, 02.IX.1999.

Artículos de divulgación histórica con referencia a El Gallinero. Serie Tesoros Olvidados (en adelante, T.O.; publicados en Puerto Real Información)

– “T.O. LIV. Presencia Romana en el Término Municipal (II). MEVII FAVSTI (I)”, 26.XI.98.

– “T.O. LV. Presencia Romana… (III). MEVII FAVSTI (II)”, 10.XII.1998.

– “T. O. LVI. Presencia Romana… (IV) MEVII FAVSTI (III)”, 24.XII.1998.

– “T.O. LVII. Presencia Romana… (V). MEVII FAVSTI (IV)”, 07.I.1999.

-”T.O. LVIII. Presencia Romana… (VI). MEVII FAVSTI (V)”, 21.I.1999.

– “T.O. LIX. Presencia Romana… (VII). MEVII FAVSTI (VI)”, 04.II.1999.

– “T.O. LX. Presencia Romana… (VIII). MEVII FAVSTI (VII)”, 18.II.1999.

– “T.O. LXI. Presencia Romana… (IX). MEVII FAVSTI (VIII)”, 04.III.1999.

– “ T.O. LXII. Presencia Romana… (X). MEVII FAVSTI (IX)”, 18.III.1999.

– “T.O. LXIII. Presencia Romana… (XI). MEVII FAVSTI (X)”, 31.III.1999.

– “T.O. LXIV. Presencia Romana… (XII). MEVII FAVSTI (XI)”, 15.IV.1999.

– “T.O. LXV. Presencia Romana… (XIII). Jarana-Sacrana (I), 29.IV.1999.

– “T.O. LXVI. Presencia Romana… (XIV). Jarana-Sacrana (II), 13.V.1999.

– “T.O. LXVII. Presencia Romana… (XV). Jarana-Sacrana (III), 27.V.1999.

– “T.O. LXXI. Presencia Romana… (XVI). La Antigüedad publicada (I)”, 22.VII.1999.

– “T.O. LXXII. Presencia Romana… (XVII). La Antigüedad publicada (II)”, 05.VIII.1999.

– “ T.O. LXXVI. Presencia Romana… (XVIII). Esteros, canales y caños (I)”, 30.IX.1999.

– “T.O. LXXVII. Presencia Romana… (XIX). Esteros, Canales y Caños (II)”, 14.X.1999”.

– “T.O. LXXVIII. Presencia Romana… (XX). Esteros, Canales y Caños (III)”, 28.X.1999.

– “T.O. LXXIX. Presencia Romana… (XXI). Esteros, Canales y Caños (IV)”, 11.XI.1999.

– “T.O. LXXX. Presencia Romana… (XXII). Esteros, Canales y Caños (V)”, 25.XI.1999.

– “T.O. LXXXI. Presencia Romana… (XXIII). Esteros, Canales y Caños (VI)”, 09.XII.1999.

– “T.O. LXXXII. Presencia Romana… (XXIV). Esteros, Canales, Caños (VII)”, 23.XII.1999.

– “T.O. LXXXIII. Presencia Romana… (XXV). Esteros, Canales y Caños (VIII)”, 06.I.2000.

– “T.O. LXXXIV. Presencia Romana… (XXVI). Esteros, Canales y Caños (IX)”, 20.I.2000.

– “T.O. LXXXV. Presencia Romana… (XXVII). Esteros, Canales y Caños (X)”, 03.II.2000.

– “T.O. LXXXVI. Presencia Romana… (XXVIII). Esteros… (XI)”, 17.II.2000.

– “T.O. LXXXVII. Presencia Romana… (XXIX). Esteros… (XII)”, 02.III.2000.

II. Sucinto repertorio bibliográfico

Alonso Villalobos, C. (1987): “Prospección para la localización de yacimientos de producción anfórica de época romana. Cádiz”, en AAA’86.II: 97-105.

Campano Lorenzo, A. (1995): “Excavación arqueológica en el horno de ánforas de ‘El Olivar de los Valencianos’, Puerto Real, Cádiz. Comentarios sobre la estructura”, AAA’92.III: 130-138.

Chic García, G. (1990): La Navegación por el Guadalquivir entre Córdoba y Sevilla en época romana. Écija.

Chic García, G. (1999): “La Bahía de Cádiz en la antigüedad romana. Época altoimperial”, en VI JHPR: 255-265. Cádiz.

Chic García, G. (2001): Datos para un estudio socioeconómico de la Bética. Marcas de alfar sobre ánforas olearias (2 vols.). Écija.

Jiménez Cisneros, Mª J. (1955): “Cádiz. Puerto Real”, Noticiario Arqueológico Hispánico II, 1-3, 1953, nota núm. 662. Madrid.

Jiménez Cisneros, Mª J (1958): “Beobachtungen in einem Römischen Töpferbezirk bei Puerto Real, prov. Cádiz”, en Germania 36, 3/4, pp. 469-475.

Lagóstena Barrios, L. (1993): “El alfar romano del Cerro de Ceuta (Puerto Real, Cádiz)”, Habis 24: 95-104.

Lazarich González, Mª C. et alii (1991): “Prospección arqueológica superficial de la campiña Sur gaditana: término de Puerto Real”, AAA’89.II: 89-97.

Lazarich González, Mª C. et alii (1991): “Informe preliminar de la primera campaña del proyecto de prospección arqueológica de la campiña sur gaditana: término de Puerto Real”, AAA’89.II: 98-100.

López De La Orden, Mª D. (1979-1980): “Hornos cerámicos romanos en el Olivar de los Valencianos (Puerto Real)”, B.M.C., II: 59-62.

Millán León, J. (2000): “El territorio de Puerto Real en el marco de la navegación atlántica durante la época antigua”, en VII JHPR: 189-199. Cádiz.

Parodi Álvarez, M. J. (2001): Ríos y lagunas de Hispania como vías de comunicación. La navegación interior en la Hispania romana. Écija-Sevilla.

Referencias:

[1]  En la muy fructífera -desde un punto de vista arqueológico e histórico- zona de Puente Melchor ha sido descubierta una necrópolis romana; excavada por Mª  L. Lavado Florido, los resultados de dicha excavación fueron presentados por su excavadora en el marco del Congreso Internacional “FIGLINAE BAETICAE. Talleres Alfareros y Producciones Cerámicas en la Bética Romana, ss. II a.C. – VII d.C.”, celebrado en Cádiz entre los días 12 y 14 de noviembre del año 2003, las Actas del cual están recogidas en el número correspondiente de los British Archaeological Reports (B.A.R.) de 2004 [Figlinae Baeticae. Talleres alfareros y producciones cerámicas en la Bética romana (s. II a.C.-VII d.C.). Actas del Congreso Internacional. Cádiz, 12-14 de noviembre de 2003. BAR International Series 1266, 2004 (II vols).

[2]  Este yacimiento, situado en las inmediaciones de la zona Puente Melchor-Barrio de Jarana, ha sido, junto a la “Villa del Mosaico”, el de más reciente intervención, hasta el momento de redacción de estas líneas en 2008, en término portorrealeño.

[3]  Y que comprendería no sólo los dos hitos mencionados, sino también y en buena medida los terrenos donde se encuentra el campo de golf (y aledaños) y más: en el pago de “Malas Noches” encontramos otro núcleo arqueológico a considerar, sin olvidar la proximidad a esta zona de yacimientos de distintas épocas como los de “Cerro de Ceuta”, “Olivar de los Valencianos”, o “El Retamar”, por no hablar de los que se encuentran en los aledaños de la carretera de Medina, pertenecientes a un horizonte cultural contemporáneo y común al de la mayoría de los citados, esto es, al Mundo Antiguo esencialmente (y a la romanidad en particular).

[4]  El mosaico se encuentra en el Museo Arqueológico Provincial de Cádiz para su restauración y conservación [en 2016, cuando se publican estos párrafos en “Puerto Real Hoy”, el mosaico se encuentra ya expuesto en el referido Museo Provincial]; fue hallado en el verano de 2004 en las excavaciones dirigidas por Mª L. Lavado Florido.

[5]   En relación con la existencia de portus públicos y/o privados en el entorno de la Bahía de Cádiz -y por ende y reducción, de su arco costero interior oriental, i.e., del T.M. de Puerto Real-, Parodi , 2006, 94, nn. 27 y 28.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous Puerto Real quiere alojar el Centro de Desarrollo de Cero Emisiones de Airbus
Next El certificado Covid entrará en vigor para ocio y restauración la madrugada del domingo al lunes