Ramón Aguirre, presidente de SEPI, durante su visita a las instalaciones de Navantia se ha  mostrado muy satisfecho por el encargo de Iberdrola para el parque eólico alemán de Wikinger. Además quiso recordar que las negociaciones y conversaciones que han concluido en este contrato comenzaron hace casi dos años, en el otoño de 2012.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

“Todo aquel que conoce el mundo del naval sabe que la maduración de un contrato está en el intervalo de entre dos y tres años. Hoy, casi dos años después del comienzo de las negociaciones, podemos decir que Navantia va a ser protagonista del proyecto Wikinger”, ha apuntado el presidente de SEPI durante su visita, junto a Susana Díaz, a las instalaciones del astillero.

Especial hincapié ha querido hacer Aguirre en la importancia que tiene este contrato al generar una nueva línea de negocio sin precedentes en el catálogo de productos de Navantia; ha subrayado que  “si Navantia acredita su capacidad para abordar este proyecto, aprovechará una enorme oportunidad para acrecentar y fortalecer su reputación en la apertura de nuevos mercados internacionales”.

También ha resaltado el impacto económico y empresarial que tendrá este contrato toda la zona al tener un gran efecto en el empleo de la industria auxiliar. “Se trata de un contrato que tiene un limitado margen empresarial pero que está completamente vinculado a la generación de empleo y a la  innovación tecnológica que requiere este nuevo producto” explicó.

El presidente de SEPI ha anunciado que el proyecto tiene un tamaño de 160 millones de euros, y aún con un limitado margen de beneficio económico, representa un volumen lo suficientemente elevado para superar las capacidades de una comunidad autónoma.

 FUENTE: Sociedad Estatal de Participaciones Industriales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD