Tu Opinión: “Un sacerdote que estuvo en Puerto Real y que dejó huella”


‘Averroes’ nos escribe un artículo sobre Rafael Vez, sacerdote que estuvo en Puerto Real durante varios años, para nuestra sección de “Tu Opinión”. Si queréis hacer como él, podéis escribirnos, con vuestros datos, a redaccion@puertorealhoy.es.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Este artículo va dirigido a Rafael, vecino de Puerto Real durante un periodo importante de su vida. Estimo que dejo amigos, reconocimiento por su labor y, como todo en la vida, alguno que se alegró de que dejara de estar avecinado en nuestro territorio.

En la Diócesis de Cádiz-Ceuta las cosas no van demasiado bien, basta leer en medios de comunicación, incluso en al ámbito de toda España, los sucesivos conflictos surgidos por la manera o forma de concebir la tarea financiero-económica y el trato al personal. Ciertamente, alejada de la Doctrina Social de la Iglesia.

Aquí, me voy a referir al trato recibido por un sacerdote desde el Obispado, que estuvo en Puerto Real un periodo de 8 años, en la Parroquia de San Benito.

El Reverendo Don Rafael Vez, de carácter rebelde y en cierto modo díscolo, con cara buenachona y con un gran sentido social, o sea de la Doctrina Social de la Iglesia, cometió un grave delito, decir la verdad, no callarse, decir lo que pensaba inspirado en los Evangelios. Esto dirigido a un Ordinario del Lugar poco incardinado en la diócesis y que no admite que se le discuta. No quiero decir que este sacerdote tenga la verdad absoluta, no quiero decir que todas las formas fueran las más correctas y acostumbradas dentro de la Iglesia Institucional, pero si puedo decir, con poco riesgo de equivocarme, que en el fondo erraba en muy poco. Eso lo saben bien mucho de sus compañeros, aunque callan. ¿Por miedo?, cada uno sabrá.

El Reverendo Don Rafael Vez, está sufriendo un durísimo castigo antes de una sentencia canónica. Además de su Ministerio Sacerdotal, era Maestro de Ceremonia de la Catedral de Cádiz y profesor del Seminario. Van para dos años del Decreto Episcopal de la suspensión cautelar del ejercicio del ministerio sagrado y demás oficios eclesiásticos Entiendo, que es doloroso, injusto y falto de toda equidad que pasen los años y este Reverendo este apartado, suspendido sin sentencia. Más claro, sufre la pena sin condena, en el ámbito civil diríamos que poco democrático y en el ámbito canónico una falta de misericordia y de caridad con este señor. Es aún más grave que en el Tribunal Canónico de Sevilla no den cierta prioridad a este asunto, cuando en una resolución señalan que la demanda presentada pide unas penas muy superiores a lo que corresponden esos supuestos delitos. Pregunto, la petición desde el Obispado y sus medidas, ¿es un fraude de la ley canónica?. ¿Cuánto cuesta esa acusación al Obispado, si el que la dirige es de otra Diócesis?. Aprovecho, para dar mi reconocimiento, a dos canonistas de esta diócesis de reconocido prestigio en España.

Ante esto, me hago unas reflexiones como cristiano.

Rafael Vez viene sufriendo sin ninguna misericordia un castigo mucho más grave que lo que correspondería en derecho canónico.

Rafael Vez, todo el que le conoce ve su obesidad y sabe de una dolencia cardiaca, sin embargo, fue nombrado Capellán del Hospital Clínico de Puerto Real, en plena pandemia. ¿Una muestra de fraternidad o de amor?.

Rafael Vez, sufre una cierta fijación contra él.

¿Se ha llegado a abrir algún expediente indagatorio sobre el fondo de los asuntos que denunciaba?, o se han preguntado, ¿por qué la Diócesis desde que está Don Rafael Zornoza Boy de Obispo, ha perdido sacerdotes por traslado a otras Diócesis, secularización y nuevos seminaristas que siendo de esta diócesis empiezan los estudios en otra?. ¿Por qué eluden los estudios en el seminario diocesano de Cádiz?. ¿Cuántos sacerdotes que trajo el Señor Obispo se han vuelto, incluido su primer secretario personal?. También podrían preguntarse ¿cuántos procedimientos de lo Social se han perdido y cuanto están costando a la diócesis, por despidos improcedentes (alguno por mutuo acuerdo) y nuevos empleados que se han contratado?.

Lamentable, hay un desprecio a la igualdad en el trato de los sacerdotes. Los errores de algunos sacerdotes son motivos de sanciones radicales, como al Padre Casado y al Padre Rafael, pero a otros se les permite, por cuestiones más graves, muchísimo más graves y hasta escandalosas, públicas y notorias, seguir en su ministerio. A algunos no hay misericordia para suspensión sine die y a otros, se le aplica misericordia, sin propósito de enmienda, pues en cada parroquia o cofradía, por donde pasa, deja recuerdo non grato de su paso.

En definitiva, al padre Rafael se le está realizando un daño que llega a lo personal y a lo moral de forma irreparable para un cura de verdad, independientemente de los defectos que tenga como tenemos todos.

A su Excelencia Reverendísima Don Rafel Zornoza Boy, Obispo de Cádiz-Ceuta, le quedan un año y ocho meses en este oficio. No ha sido el Pastor que necesitaba esta Diócesis, difícil en todos los sentidos. No es su culpa, sino la de los que aconsejaron, influenciaron o castigaron con su nombramiento. No era esta Diócesis, que ha tenido grandes Obispos conciliares, el destino de una personalidad tan de otros tiempos.

Esperemos que el próximo Obispo, venga con un espíritu de Sinodalidad y anime a este pueblo gaditano y ceutí a ser comunidad, practicando el amor y la misericordia, a la luz del evangelio.

Al Reverendo Rafael Vez solamente le queda la sentencia final de su procedimiento canónico, que espero sea justa. Lo malo, si es menor que el castigo ya sufrido, ¿quién le resarcirá?, solamente Dios.

Averroes

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous La Policía Nacional desmantela seis plantaciones de cannabis sativa con un total de 1.300 plantas y 200 kilos de marihuana
Next La Confluencia de Izquierdas celebró su II Encuentro

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.