Antonio Peña Torres nos vuelve a escribir un artículo para nuestra sección de “Tu Opinión”. Si queréis hacer como él, podéis escribirnos, con vuestros datos, a redaccion@puertorealhoy.es.

“Dice la tradición que pisar una caca de vaca trae buena suerte. Pisar una de perro da asco, pero ver más de una trae mucha polémica. Además de que es una verdadera asquerosidad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Por razones que puedo llegar a entender algunos propietarios de perros tienen la fea costumbre de no recoger los excrementos de su perrazo, mientras que una mayoría recoge la de sus pequeñas mascotas o animales de compañía doméstica, casi siempre.  Y por el “asco” de los primeros, otros a los que no tiene por qué gustarle los perros,  arremeten contra los dueños de todo “perro viviente” de forma indiscriminada repartiendo “sus cacas” contra todo propietario de cualquier animal doméstico, ya sea perrito o perrazo. Resulta curioso que si está el lugar lleno de gatos incluso se les pone agua y comida “es que estos evitan que haya ratas”. Pero como también se echa pan en los “jardines y alcorques” acuden más ratas que se juntan con las abundantes cucarachas. Pero esto no importa.

La falta de Policía de Barrio, la inseguridad creciente por escasez de Policía Local en Casines, son otras razones de peso por lo que personas responsables hoy tienen grandes perros. Otras personas no de la Barriada, sin que se tenga definido en la Ordenanza Municipal cuales son las razas consideradas potencialmente peligrosas, pasean por Casines con perros grandes sueltos. Esta observación en el tiempo, unido a la inseguridad en las parcelas abandonadas, en el lamentable estado del Pinar del Camping, en las inútiles zonas de “flores silvestre” junto al corredor de la vía del tren, la soledad en calles interiores por la ausencia de cualquier tipo de negocio, principalmente entre calles de unifamiliares, adosadas, etc. y la incomunicada con calle paralela a la Carretera Nacional, pueden llegar a provocar nuevo seguro enfrentamiento entre vecinos y vecinas. No hace mucho hasta ocho policías (cuatro coches) tuvieron que intervenir de madrugada  por un incidente provocado por situación relacionada.

Y otras personas aducen motivos tan poco convincentes como que las cacas sirven de abono natural para los mal llamados zonas verdes, parques y jardines de Casines. Es una excusa, simplemente no quieren pasar el mal trago de recoger una “cagada” de su gran perro. Tipo de animal  que no se ve por el resto de personas como animal de compañía, aunque también hagan esa función de compañía, para con sus propietarios.

La realidad es que es perjudicial para nuestra salud por la cantidad de enfermedades que los excrementos pueden transmitir a nuestros perros. Pero también la abundante suciedad generalizada por donde estos pueden estar o pasear, con las personas propietarias, aumenta los riesgos. En esta situación de dejadez, es lógico pensar que nuestros perros seguirán pautas conductuales ancestrales, de sus genes, depositando sus excrementos  en lugares bien visibles y accesibles para otros perros. El contacto entre estos y sus excrementos en el medioambiente de Casines aumenta la probabilidad de contagio de enfermedades, para tod@s.

A pesar de las campañas que los organismos oficiales realizan y el coste que ello supone para nuestros ayuntamientos, como colocar papeleras con dispensadores de bolsitas (no como las de Casines), promover diferentes campañas de concienciación (hasta ahora, ninguna en Casines), crear parques para perros (no existe ninguno en Casines), zona de baños en la Cachucha (no está para los humanos..), etc. A pesar de todo esto, aún hay personas que no recogen los excrementos de sus pequeños, ni las “cagadas” de sus grandes perros. En general y en especial en Casines estos abandonos y descuidos (los del Ayuntamiento, EPSUVI y los de propietarios incívicos e irresponsables) van en perjuicio de todos cuantos aquí malvivimos.

En conclusión,  se está causando un perjuicio injusto, especialmente a personas propietarias que son responsables y amantes de los animales, por suerte una mayoría. Y estas se están viendo provocadas porque no pueden disfrutar de sus “compañeros de vida”, para muchos auténticos miembros de la familia, sin que alguien los increpe o les pongan de “guarros o incívicos” cuando pasean por su Barriada de Casines. Y de esto haremos responsable a quienes lo sean, en adelante, como corresponda.

Y realmente no son la principal razón  las “cacas” en la vía pública en Casines, sino el asqueroso aspecto que da la mayor dejadez y suciedad acumulada desde que aquí residimos. La falta de respeto a los Derechos de las personas y de sus animales domésticos y de compañía. Las cacas de las mascotas que son limpias, que están vacunadas, desparasitadas y son parte nuclear de muchas familias de hoy, no puede ser utilizadas como armas arrojadizas o piezas de trueque para dividir o enfrentar,  quienes por otras razones que esconden, no pueden denunciar la dejadez en el mantenimiento de Casines, del Equipo de Gobierno y desde EPSUVI y su “Entidad Urbanística de Conservación y Mantenimiento”.

En el respeto de los Derechos de todos, también de nuestras mascotas, animales de compañía o vigilancia y compañía, vamos a exigir las correspondientes responsabilidades por cada incidente que se vuelva a dar en éste mal llamado “Conjunto Residencial Polígono II-C Casines”. La situación actual, no es herencia de nadie, sino la consecuencia de la permanente actitud de menosprecio y olvido permanente de las áreas responsables de ése Ayuntamiento de Puerto Real y EPSUVI, desde que nos vendieron una residencia cargada vicios ocultos.

Y la consecuencia es una ciudad sin Ley y sin Derechos, para ningún tipo de animal racional, de compañía o de vigilancia y compañía, en Casines”

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD