Soy usuario habitual del Parque de los Toruños y Pinar de la Algaida, y como tal veo y soy consciente de la diferencia de criterio a la hora de realizar las inversiones en dicho parque, ya que a mi modo de ver, son más y de mejor calidad las actividades y instalaciones que se hacen en El Parque de los Toruños si los comparamos con los del Pinar de la Algaida.

En más de una ocasión he manifestado mi queja a este respecto y en línea con esta postura, me puse en contacto con las oficinas del parque para reclamar la instalación de un parque para mascotas en el Pinar de la Algaida que tuviera las mismas condiciones que el existente en El Parque de los Toruños.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

No hace mucho, esta reivindicación que muchas personas han hecho suya, se hizo realidad con la inauguración de un parque de mascotas cerca del puente que cruza el caño de la cortadura.

De entrada ya le manifesté a los responsables de Parque que la ubicación no me parecía la más adecuada, ya que estaba alejada del casco urbano, y que había emplazamientos más cerca y mejor acondicionado.

Pero lo curioso de caso no queda ahi. En la entrada al recinto hay un cartel con instrucciones y consejos para el uso y disfrute de las instalaciones. En ese cartel se puede leer cosas como “Las mascotas siempre bajo la supervisión y control de los dueños” o “mantener el perro a la vista”. Esto es del todo imposible en estas instalaciones, ya que el recinto en su totalidad está compuesto de caminos serpenteantes que hacen imposible la supervisión de los perros que se encuentren en el recinto.

Pero sin duda lo peor de esta ubicación se encuentra en la vegetación que hay en el entorno.

Todo el que tiene perro sabe del peligro potencial que supone para estos la presencia de las orugas procesionarias como las que se pueden ver en esta fotografía (tomada a 2 metros de la valla que limita las instalaciones).

Son muchas las publicaciones que hay advirtiendo del peligro de estas orugas especialmente para los perros.

Por ejemplo:

Estas orugas nacen en nidos que que forman sobre los pinos, y es ahí donde reside el principal problema de estas instalaciones, ya que solo en el interior de las mismas hay más de 40 pinos.

Si lo hubiesen querido hacer peor, no lo hubiera conseguido. Que pena de recursos tirados a la basura.

Rafa González

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD